Cómo limpiar realmente tu bañera y las áreas alrededor

Photos.com/Photos.com/Getty Images

Sólo una cosa es peor que una bañera sucia, una bañera que ha sido restregada hasta el cansancio y que todavía luce sucia. La suciedad obstinada y el jabón tienden a adherirse a las bañeras y sus alrededores, haciéndolas lucir opacas y sucias a pesar de tus mejores esfuerzos. Hay algunos trucos que pueden ayudarte a limpiar la ducha más efectivamente.

Paso 1

Enciende la ventilación de tu baño y abre cualquier ventana. Colócate los guantes de hule.

Paso 2

Rocía el limpiador de horno sobre los azulejos alrededor de la ducha y deja que repose por varias horas o incluso durante toda la noche. Restriégalo con un trapo suave o utiliza un cepillo suave recorriendo gentilmente las cerdas sobre los azulejos y la lechada. Enjuágalo bien. Una taza medidora grande o un regadero pueden funcionar bien, pero el rociador de mano es lo más sencillo de utilizar si tu ducha tiene una. Seca bien con una toalla.

Paso 3

Rocía los azulejos con una mezcla de vinagre y sal para tratar el moho. Vierte 1 taza de sal en un atomizador y llenado con vinagre blanco. Déjalo reposar por lo menos media hora y enjuágalo profundamente. Quizá necesites una segunda aplicación. Si esto no te funciona tendrás que recurrir al cloro. Mezcla 1 taza de cloro con 1 cuarto (1,1 lt) de agua. Rocía los azulejos completamente. Déjalo reposar por 15 minutos. Enjuágalo bien y luego sécalo. Si los azulejos no brillan espera unas cuántas horas y utiliza un limpiador para vidrios y límpialo hasta que se seque.

Paso 4

Limpia los lugares de mármol con un limpiador para vidrios o con un jabón líquido suave para platos y con un cepillo de cerdas suaves. Utiliza un poco cloro en cualquier lechada cerca de la ducha si tienes azulejos de mármol. No es bueno para el mármol. Tampoco utilices detergente en polvo. Puedes utilizar amoníaco y toallas de papel pero asegúrate de lavarlo después con un jabón suave. No utilices amoníaco combinado con cloro, los dos forman un gas tóxico. Una de las claves de mantener el mármol luciendo bien es secarlo profundamente después de limpiarlo y entre cada uso.

Paso 5

Limpia el moho de las esquinas y de la lechada con bolitas algodón o toallas de papel sumergidas en cloro por unas horas, repite si es necesario. Pega toallas húmedas sobre los azulejos y coloca las bolitas de algodón en las esquinas si los azulejos tienen puntos minerales, utiliza un limpiador para hornos. Déjalo reposar toda la noche. Enjuágalo profundamente. Repite el proceso si es necesario.

Paso 6

Limpia el plato del jabón con agua y un cepillo de dientes viejo para eliminar los rastros de mugre de jabón. Corta la esponja para que quepa en el plato así las siguientes limpiezas requieren solamente agua y uno o dos buenos apretones.

Paso 7

Llena una bolsa plástica resellable con vinagre. Amárrala alrededor del chorro de la ducha con varios giros así el vinagre lo cubre por completo. Déjalo reposar por una hora o durante la noche y luego enjuágalo. Si el chorro está cubierto de mugre que no quiere salir, necesitas otra táctica. Coloca una pastilla para dentaduras postizas en una bolsa plástica resellable y agrégale agua y haz lo mismo. Espera y enjuaga al encender el chorro por varios minutos.

Paso 8

Mezcla partes iguales de amoníaco y agua y utilízalo con un cepillo de dientes viejo para que tus grifos se vean brillantes y como nuevos. Utiliza una solución de vinagre o de cloro sobre una toalla de papel doblada si tienes moho alrededor de las orillas de los grifos.

Paso 9

Ataca la ducha de último. Puede ser complicado por varios problemas. Limpias los alrededores de fibra de vidrio de la bañera y tuberías con bicarbonato de sodio y una esponja húmeda. Puede eliminar manchas y suciedad de jabón (por lo general no es un problema tan grande en la fibra de vidrio como en los azulejos). Para una bañera muy sucia, disuelve 4 cucharadas de bicarbonato de sodio en 1 cuarta parte de agua y límpiala utilizando una esponja húmeda. También funciona en la mayoría de superficies sucias del baño como las encimeras, accesorios y azulejos.

Paso 10

Mezcla peróxido de hidrógeno y crema tártara para crear una pasta como limpiador para los anillos obstinados de las tuberías. Frótala ligeramente con una esponja o con un cepillo de cerdas suaves y déjala secar. Enjuaga bien y repite si es necesario.

Paso 11

Satura un trapo con aceite mineral y colócalo sobre cualquier residuo de calcomanía o adhesivo viejo. Déjalo reposar por 15 minutos y luego ráspalo con una tarjeta de crédito o un raspador plástico. Limpia el área con detergente en polvo o con uno de los tratamientos anteriores dependiendo de los problemas de la ducha.

Más reciente

×