¿Cómo mantener una relación padre e hija a larga distancia después del divorcio?

••• Comstock/Comstock/Getty Images

El vínculo especial entre una hija y un padre puede ser puesto a prueba cuando el divorcio y la distancia interfieren con la relación. Un nuevo trabajo, una enfermedad en la familia u otras varias razones, pueden forzar la reubicación de uno u otro progenitor. Durante este tiempo, tratando muchas veces, un padre tiene que trabajar duro para mantener la relación con su hija, aun cuando a veces parezca que las circunstancias están conspirando en su contra.

Passo 1

Especifica en la orden de custodia los detalles exactos de tus derechos de visitas físicas y de contacto telefónico. Incluye, por ejemplo, qué días y a qué hora del día tu hija debe estar disponible para recibir tus llamadas telefónicas o permitir que llames. Por supuesto, asegúrate de que tu hija tenga la libertad de llamar o visitarte cada vez que quiera, pero la orden judicial debe especificar la cantidad mínima de las visitas que la madre debe proporcionar.

Passo 2

Ponte de acuerdo con la madre de tu hija. Sobre todo cuando se trata de niños pequeños, la mamá puede hacer que las visitas físicas y los contactos por teléfono sean fáciles o difíciles de mantener. Trata de guardar la calma, incluso cuando sientas que estás siendo contrariado.

Passo 3

Haz cumplir tu orden de custodia en el sistema judicial para hacer que tú hija esté disponible si tu ex-esposa no coopera o si hace que tu hija constantemente llegue tarde a las llamadas de teléfono o a las horas de visita. Anota la fecha, la hora y los detalles de cualquiera de las violaciones del acuerdo judicial y, de nuevo, trata de mantener la calma cuando estés tratando con la madre.

Passo 4

Trata de ser puntual. Llama a las horas de contacto telefónico acordadas y realiza la visita a la hora que se supone que tienes que hacerla. A menos que exista una verdadera emergencia, no canceles o llegues tarde a las llamadas de teléfono y las horas de visita.

Passo 5

Usa Skype para contactar a tu hija. El tener la posibilidad de verse mutuamente mientras charlan le dará un toque personal a la comunicación.

Passo 6

Recuerda los cumpleaños y días festivos. Llama, envía tarjetas y regalos, textos o correos electrónicos en cualquier ocasión, e incluso en momentos en que no haya ninguna ocasión especial.

Passo 7

Escucha a tu hija. Trata de estar presente y no distraerte con cosas de negocios o de otro tipo, como la televisión, cuando tu hija esté contigo. Pregúntale acerca de la escuela, las actividades, los pasatiempos y otros aspectos importantes de su vida.

Passo 8

Evita interrogar a tu hija acerca de la vida de su madre o iniciar otras conversaciones que podrían hacerla sentir incómoda. Esto no significa que no debas disciplinar a tus hijos o ejercer la paternidad. Sólo significa que no debes poner a tu hija entre tú y tu ex-esposa.

Passo 9

Dile a tu hija a menudo que la amas y que estás orgulloso de ella. Comparte tus emociones y deja que ella exprese las suyas también.

Más reciente

×