Cómo pintar una pared de estuco

El estuco es un material de construcción duradero que aguanta muchos años. La superficie se suele mantener de su color natural o se mezcla un pigmento al aplicarlo. Es posible pintar la pared cuando se ensucia. Si lo haces, tendrás que volver a pintarla cada pocos años.

Prepárate para pintar la pared de estuco

Paso 1

Inspecciona la pared en busca de grietas en el estuco. Las grietas pequeñas se rellenarán con la pintura, pero las más grandes tendrán que rellenarse con un sellador de elastómero.

Paso 2

Frota la pared con jabón y agua para librarte del polvo, la suciedad, el moho y la pintura suelta.

Paso 3

Prepara la zona para pintar quitando las fijaciones, cubriendo las zonas que no quieres pintar con cinta adhesiva y poniendo un trapo en el suelo.

Paso 4

Elige una pintura. La fórmula de látex acrílico es la mejor elección para el estuco. Asegúrate de usar pintura para exteriores en las paredes de fuera.

Pintar la pared de estuco

Paso 1

Empapa un rodillo con la pintura.

Paso 2

Moja el rodillo en la bandeja llena de pintura y satúralo bien. Si el rodillo está lleno de pintura, ésta entrará en la superficie áspera del estuco con mayor facilidad.

Paso 3

Empieza desde arriba de la pared y baja haciendo una columna en línea recta. Después sube. A continuación, muévete un poco a la izquierda o a la derecha y comienza una nueva columna que solape la anterior.

Paso 4

Repasa tu trabajo para cubrir cualquier punto que te hayas saltado cuando empieces a quedarte sin pintura.

Paso 5

Carga el rodillo de pintura y comienza a pintar de nuevo.

Paso 6

Limpia cuando acabes.

Más reciente

×