Cómo quemar hierbas para purificar una habitación

••• Bec Parsons/Lifesize/Getty Images

Si sientes que vibraciones negativas se han estancado en tu espacio, es el momento de hacer un poco de limpieza espiritual. Durante miles de años, los pueblos indígenas de todo el mundo han quemado hierbas e incienso como una manera de limpiar los espacios sagrados y curar enfermedades. Los nativos americanos realizaban un tipo de ritual de humo que se refiere como "manchar", y con unas cuantas herramientas, puedes usar este poderoso medio de limpiar la energía negativa para purificar tu habitación si es necesario.

Passo 1

Selecciona las hierbas de purificación adecuadas. La salvia y el cedro son hierbas potentes para expulsar a las influencias negativas y evitar que entren en un espacio sagrado. Los juncos marcan el comienzo de la buena energía después de que un espacio se ha limpiado. Estas tres hierbas son las más usadas en los ritos de purificación, pero hierbas adicionales pueden ser adecuadas, en función de tus necesidades.

Passo 2

Llena parcialmente un recipiente de cerámica con tierra, arena o sal para aislar el recipiente del fuego, y selecciona un método para quemar las hierbas. Si decides usar incienso de carbón para quemar hierbas sueltas, coloca el carbón vegetal en el tazón. Si utilizas un palo para "manchar", o un paquete atado de hojas de hierbas secas, coloca el tazón a un lado.

Passo 3

Enciende las hierbas. Si estás usando un palo para "manchar", enciende suavemente un extremo sosteniéndolo sobre una vela encendida. Una vez que el final esté ardiendo, extingue la llama. Si estás utilizando incienso de carbón, enciende el carbón con una cerilla y apaga la llama, luego espolvorea 1/2 cdta. hierbas sueltas sobre el carbón ardiente.

Passo 4

Concéntrate en tu intención de purificar el ambiente. Cuando quemes hierbas para purificar una habitación, invoca el espíritu de la hierba y pide su ayuda. Es importante acercarse a "manchar" con reverencia por el poder del mundo natural, o puede no ser eficaz.

Passo 5

Limpia la habitación de humo. Sostén el palo "mancha" en el extremo apagado o el soporte de la hornilla de incienso de carbón en la mano y mueven en una dirección a la derecha a través de la habitación. Metódicamente dirige el humo hacia arriba y hacia abajo de las paredes, concentrándote en los perímetros de puertas y ventanas. Usa tu mano para avivar el humo en las áreas deseadas, no te olvides de difuminar las esquinas, armarios o el espacio detrás de las puertas abiertas.

Passo 6

Apaga la hierba humeante. Golpea suavemente el extremo encendido de un palo "mancha" en el recipiente con tierra, arena o sal. Si estás utilizando incienso de carbón, espolvorea tierra adicional, arena o sal sobre el carbón de leña para detener la combustión.

Más reciente

×