Cómo reconocer síntomas de depresión en tu hijo preadolescente

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

La depresión en los preadolescentes es más común de lo que muchos creen. Los síntomas pueden ser similares a los que se observan en los adultos con depresión, pero también puede haber síntomas diferentes. Los problemas de conducta son muy comunes. Sin embargo, no todos los individuos que sufren de depresión demostrarán todos los síntomas posibles. Los preadolescentes y adolescentes que muestren signos de depresión clínica, que no es lo mismo que sentirse deprimidos durante algunos días, deben recibir de inmediato ayuda profesional. Como padres, debes observar los signos de depresión que brindamos a continuación, y debes estar alerta si cualquiera de estos síntomas dura más que tan sólo unos pocos días.

Paso 1

Mantente alerta a los cambios en los hábitos del sueño de tu hijo preadolescente. Si duerme más de lo habitual o menos, este puede ser un indicio de la depresión.

Paso 2

Nota cualquier cambio que haya en los hábitos alimenticios del preadolescente. Si come más de lo usual o menos, puede ser un síntoma de la depresión. También debes estar alerta si pierde peso o gana peso sin razón aparente.

Paso 3

Observa si tiene malestares físicos, como dolores de cabeza o estomacales, que no se deban a una causa física particular y no respondan a un tratamiento.

Paso 4

Presta atención si tu hijo preadolescente comienza a alejarse de sus amigos y notas que está desinteresados por las actividades que antes disfrutaba.

Paso 5

Observa si tu hijo está más irritable o enfadado, triste o desesperado y si llora o grita y discute con más frecuencia. También debes observar si se torna más sensible a las críticas o al rechazo.

Paso 6

Observa si tu hijo tiene problemas para concentrarse, por ejemplo, si bajan sus calificaciones escolares o tiene dificultades para mirar una película completa o terminar de leer un libro acorde a su edad. También es probable que tenga dificultades para mantener una conversación.

Paso 7

Pregúntale a tu hijo si se siente deprimido, y si te responde que si, pregúntale si estuvo pensando en lastimarse o incluso en suicidarse. No te preocupes porque preguntarle esos detalles no va a animarlo ni le dará ideas para hacerlo si todavía no lo pensó; al contrario, le permitirá expresar y discutir sus sentimientos contigo.

Más reciente

×