Cómo redactar un discurso de homenaje póstumo

Un homenaje póstumo es un discurso pronunciado en un funeral o servicio conmemorativo, generalmente por alguien cercano a la persona que murió. Puede incluir un breve resumen de vida del fallecido, sus recuerdos personales, anécdotas, intereses o aficiones y citas favoritas. La preparación es importante, sobre todo por la emoción que se podría sentir en ese momento. Un tributo memorial es una forma significativa de brindar apoyo a los asistenes de un servicio que están acongojados y a la vez celebran la vida de la persona fallecida.

Passo 1

Toma nota de tus recuerdos personales. Piensa en las cosas que más disfrutaste con esa persona e incluye los recuerdos que tengas de ciertas actividades especiales, eventos, fiestas, comidas o canciones. Escribe tantos detalles como te sea posible. Por ejemplo, puedes incluir una descripción de sus prendas de vestir favoritas, colonias y olores que asocias con la persona, su música o programas de televisión favoritos, y su forma de expresarse.

Passo 2

Habla o envía un correo electrónico a otras personas que hayan sido cercanas al fallecido y toma nota de sus historias y recuerdos. Un vecino lo recordará de forma diferente a un familiar y sus distintas perspectivas te permitirán redactar un discurso de homenaje profundo.

Passo 3

Organiza la información en secciones. Puedes incluir recuerdos de infancia, aficiones o intereses, trabajo y educación, logros especiales, lugares visitados, su fe religiosa o filosofía. Decide cómo deseas presentar el tributo, ya sea por tópico, orden cronológico, o en torno a un solo tema que defina la vida de la persona, como su optimismo o ética en el trabajo.

Passo 4

Escribe tu discurso. Aunque no pretendas leer el discurso palabra por palabra, escribir el texto completo a menudo ayuda a aclarar los pensamientos. Léelo en voz alta y haz las modificaciones necesarias. Puedes alejarte de la escritura por un par de horas y luego volver a redactar tu discurso con una perspectiva más fresca.

Passo 5

Practica la lectura del discurso una vez que lo hayas terminado, házlo hasta que sientas que lo pronuncias de forma suave y segura. Tal vez quieras leer lo que escribiste a los familiares del fallecido para conocer su opinión. Revísalo una vez más si es necesario.

Más reciente

×