Cómo reparar las extensiones de cabello dañadas

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Al igual que el cabello natural, las extensiones también se pueden dañar al peinarlas en forma excesiva con herramientas calientes. Estas se pueden resecar o volverse quebradizas. Si se secan demasiado, también pueden encresparse, quedar inmanejables y eventualmente romperse. Uno de los mejores métodos para repararlas requiere la aplicación de un tratamiento humectante con aceite caliente para sellar las cutículas, las puntas florecidas e hidratar el cabello para evitar que los mechones se quiebren.

Paso 1

Lava con champú y acondiciona las extensiones como lo haces habitualmente. Quita el exceso de humedad con una toalla.

Paso 2

Calienta el tratamiento de aceite poniéndolo en agua hirviendo durante uno a tres minutos. Prueba el aceite sobre una zona de la piel para asegurarte de que no está demasiado caliente.

Paso 3

Aplica el tratamiento sobre las extensiones. Masajéalo con los dedos para asegurarte de que será absorbido por el cabello. Peina para dispersarlo en forma homogénea.

Paso 4

Cubre las extensiones con una gorra de ducha o con una bolsa plástica durante cinco minutos.

Paso 5

Quita la gorra y enjuaga el aceite con agua tibia. Espera a que las extensiones se sequen al aire.

Paso 6

Realiza este tratamiento una vez por semana para obtener los mejores resultados.

Más reciente

×