Cómo reparar un orificio en una puerta hueca

••• Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Las puertas huecas presentan un desafío cuando se trata de agujeros. Estos agujeros incluyen a menudo grandes astillas de madera que pueden ser peligrosas. Las puertas huecas pueden ser reparadas, sin embargo, y no necesariamente tienen que ser reemplazadas, a menos que el agujero sea muy grande. Este proyecto te llevará un par de horas completarlo y requiere un poco de trabajo de preparación con antelación.

Passo 1

Retira la puerta de las bisagras, desatornillando estas. Baja la puerta y colócala sobre una superficie plana. Pon las bisagras y manija en una bolsa de plástico para mantener todo junto.

Passo 2

Quita las astillas o el exceso de madera del agujero. Utiliza un cuchillo para esta labor. Ponte los guantes y limpia el resto con la mano.

Passo 3

Agita la lata de espuma expansiva y mantenla al revés. Rocía la espuma en el agujero. No rocíes demasiada; se expandirá rápidamente. Rellena toda la zona. Deja que la espuma se seque por lo menos por dos horas.

Passo 4

Utiliza un cuchillo para cortar el exceso de espuma. Esta debe quedar al mismo nivel o sólo un poco por debajo de la superficie de la puerta.

Passo 5

Esparce masilla sobre el agujero usando una espátula. Prepara el compuesto para relleno y cubre el agujero por completo raspando el exceso con el filo de un cuchillo.

Passo 6

Lija el parche. La superficie del parche debe ser suave al tacto y a nivel con el resto de la puerta. Usa un papel de lija de grado fino. Un bloque de lija funciona muy bien para esta aplicación.

Passo 7

Lija sobre toda la superficie de la puerta con un papel de lija fino o bloque. Prepara la puerta con una base de pintura a base de aceite. Deja que seque durante cuatro horas. Pinta sobre la capa base con el color de pintura de tu elección. Utiliza una pintura de látex a base de aceite. Deja que esta se seque por completo y voltea la puerta para pintar el otro lado. Instala la puerta de nuevo.

Más reciente

×