Cómo reparar vidrios de espejos

Thinkstock/Comstock/Getty Images

Deja de lado los mitos relacionados con los espejos rotos y la mala suerte puliendo vidrios de apariencia dañada a su condición original o mejor aún. El pulido recobra la superficie reflectante del espejo para que la luz rebote en la misma de forma pareja. Los mejores candidatos a reparar con técnicas de pulido son los espejos antiguos o aquellos más pequeños que no estén muy rotos. Debido al costo de pulido de un espejo, reemplazar uno destruido o más grande puede ser más económico.

Paso 1

Limpia el espejo con un limpiador de espejos. Utiliza un trapo de micro fibra para quitar el limpiador y secar el espejo.

Paso 2

Quita la parte posterior original y el plateado del espejo, de ser necesario, utilizando guantes de goma, anteojos de seguridad y una máscara antigás. Si tu kit de pulido no viene con los químicos necesarios para quitar el dorso de un espejo, usa un removedor de barniz a base de acetona. Utiliza una mezcla de agua y ácido nítrico para quitar la plata del espejo.

Paso 3

Limpia el vidrio del espejo con el limpiador que viene en el kit de pulido. Este kit debería también venir con un trapo o toalla especial para quitar el limpiador.

Paso 4

Coloca el vidrio en una superficie pareja y aplica la mezcla de pulido que viene en el kit.

Paso 5

Aplica el dorso de plata al espejo y déjalo secar por 10 minutos. La solución lucirá inicialmente transparente pero se tornará de color plateado a medida que seque.

Paso 6

Enjuaga el espejo con agua fría, limpia suavemente la superficie con un trapo y deja secar el espejo.

Paso 7

Aplica la pintura oscura que viene en el kit de pulido al dorso del espejo. Deja secar la pintura.

Más reciente

×