La secadora Whirlpool no calienta lo suficiente para secar bien la ropa

Ryan McVay/Photodisc/Getty Images

Las secadoras Whirlpool, disponibles para su compra en la web y en muchos comercios y tiendas de electrodomésticos, vienen en una variedad de acabados, tamaños y con diferentes opciones. Estos incluyen ciclos de uso eficiente de energía, sensores de tiempo y temperatura, protección por encogido, ciclo de prendas voluminosas y un sistema de reducción de ruido. Si surgen problemas con la secadora, como que no se caliente lo suficiente para secar la ropa, puede ser necesario resolver algunos problemas.

Step 1

Verifica que la secadora Whirlpool esté firmemente conectada a una fuente de alimentación en funcionamiento. Reinicia el disyuntor según sea necesario y revisa los fusibles, ya que las secadoras eléctricas usan dos fusibles domésticos. No conectes la secadora a un cable alargador, ya que éste no puede suministrar la energía suficiente para calentar la unidad.

Step 2

Asegúrate de que la válvula de gas se encuentre abierta para la secadora a gas Whirlpool. Se necesita de gas para proporcionar calor.

Step 3

Verifica la selección del ciclo y evita elegir la opción "Only Air" (Sólo aire) o "Fluff" (Pelusa) para secar artículos, ya que las mismas no utilizan calor.

Step 4

Abre la puerta de la secadora y retira el filtro de la pelusa. Limpia la pelusa y devuelve el filtro de pelusa en la unidad. Revisa el conducto de escape y limpia el exceso de suciedad o residuos, como la acumulación de pelusa que puede evitar un calentamiento adecuado.

Step 5

Asegúrate de que el conducto de escape no esté aplastado, doblado o dañado. Enderézalo si es posible.

×