DESCUBRIR
×
Loading ...

12 Playas más bonitas de Europa

NA/AbleStock.com/Getty Images

Introducción

Desde las Islas Azores de Portugal hasta el Mar Caspio, en el límite con Asia, las recortadas costas de Europa nos ofrecen playas paradisíacas. Pero no sólo se hallan en las costas mediterráneas: La belleza de las altas latitudes es también espectacular, y en este recorrido ofrecemos algunos ejemplos. A la hora de elegir un destino de vacaciones o de residencia debes hacerte algunas preguntas: ¿Eres amante de la naturaleza, escritor, deportista o aventurero? ¿Prefieres blancas arenas o abruptos acantilados? Sigue leyendo las propuestas y tal vez descubras la playa de tus sueños.

avarand/iStock/Getty Images

Playas de las Islas Cíes en Galicia, España

Galicia es una región del noroeste español con paisajes fabulosos. Uno de sus principales enclaves naturales es el Archipiélago de las Islas Cíes, situado a la entrada de la Ría de Vigo, en la provincia de Pontevedra. En ellas se puede disfrutar de nueve playas con grandes contrastes: acantilados y cuevas en el oeste y playas arenosas con suaves dunas hacia oriente. La playa de Rodas está considerada como una de las mejores del mundo. Un paseo de una hora en ferry te llevará a disfrutar de sus frías aguas color esmeralda y de su arena fina y blanca.

MLiberra/iStock/Getty Images

Las playas negras de Islandia

Vík í Mýrdal es un pequeño pueblo del sur de Islandia, con tan solo 300 habitantes. Está rodeado por grandes acantilados y su playa de arena negra fue declarada como una de las más bellas del mundo. En ella hay tres rocas de basalto con una vieja leyenda contada por los lugareños. Una vez, tres trolls quisieron llevarse un barco y al demorarse la luz del sol los convirtió en piedra. Otra formación rocosa es el promontorio Dyrhólaey cuya forma en arco permite el paso de embarcaciones. Desde el faro hay una espectacular panorámica con el volcán Katla al fondo.

atm2003/iStock/Getty Images

Capri, la isla más elegante de Italia

La isla de Capri, situada al sur del golfo de Nápoles, es uno de los rincones más famosos de Italia. Ya era un privilegiado enclave vacacional en la época romana, y hoy en día se ha convertido en un destino turístico de lujo. Y es que Capri es pequeña, pero lo tiene todo. El Belvedere de Tragara, un hermoso paseo entre acantilados, los farallones, las calas recónditas o las ruinas romanas. Pero el referente de la isla es la Gruta Azul, una cueva marina con aguas turquesa de una belleza indescriptible. En definitiva, un auténtico capricho para los más exigentes.

fauk74/iStock/Getty Images

Siracusa, una isla con playas milenarias

Siracusa fue capital de Sicilia y patria de Arquímides, el genial inventor del siglo III a.C. Fundada por los griegos hace más de dos milenios, está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sicilia, con más de 1500 km de costa nos ofrece todo un abanico de playas. Podremos pasear entre las dunas en Torre Salsa y Eraclea Minoa, o relajarnos en las solitarias calas de Lo Zingaro y en los balnearios de San Vito lo Capo. Una isla con un entorno salvaje, y a la vez crisol de culturas. Por algo griegos, romanos y cartagineses se la disputaron durante siglos.

CaptureLight/iStock/Getty Images

Islas Azores, Portugal

Las nueve islas que forman el archipiélago de las Azores nos invitan a recorrerlas, disfrutando de una naturaleza virgen y una vegetación exuberante. Veremos delfines y ballenas surcar las aguas, y las hortensias serán nuestras compañeras de viaje a lo largo de kilómetros. Las playas son todas distintas entre sí: las hay de arena negra, blanca o dorada, encrespadas por las olas o de cristalinas y tranquilas aguas. Santa María es la única isla oceánica en el mundo donde hay playas con fósiles. Y en la pequeña isla de Corvo, los volcanes han creado calderas y lagos de aguas sulfurosas.

Simone Simone/iStock/Getty Images

Zlatni Rat, el ‘Cuerno de Oro’ de Croacia

Zlatni Rat, situada en la isla de Brac, es una de las playa de las más singulares del mundo. En ella se produce un fenómeno por el cual la arena forma una manga triangular de más de 500 metros de longitud, que modifica su forma y posición según la dirección del viento y de las mareas. De este modo, la playa ha ofrecido una imagen distinta a lo largo de los años. Un frondoso bosque de pinos abriga este paraje, convirtiéndolo en un lugar idílico.

LUNAMARINA/iStock/Getty Images

Playa Papagayo en Lanzarote, España

Esta hermosa playa se ubica en el parque natural protegido de Los Ajache, al sur de la isla canaria de Lanzarote. Es una cala de arena fina y dorada al resguardo de una loma que la protege del viento. Junto a tres playas más, llamadas Playa Mujeres, Playa del Pozo y Playa Puerto Muelas, es uno de los principales atractivos turísticos de la isla. Desde ella pueden divisarse las islas de Lobos y Fuerteventura, y la prática nudista está muy extendida.

Yoeml/iStock/Getty Images

Santorini, una joya del mar Egeo

Santorini es la capital de las Islas Cícladas, situadas en el Mar Egeo, en Grecia. Su historia se remonta al año 3000 a.C, época en que fue habitada por los fenicios. Existe la teoría planteada por numerosos científicos de que la mítica Atlántida se encontraba en esta isla, y los griegos se sienten orgullosos por ello. Su paisaje fue configurado por la catastrófica explosión de un volcán, en el 1500 a.C. Un arco iris volcánico se proyecta en sus playas de arenas negras o rojas, en un alarde de exótica belleza.

Goodshoot/Goodshoot/Getty Images

La exótica Isla de Comino en Malta

Los amantes de la Historia tienen una cita con la República de Malta. Habitada desde el 5200 a.C., esta isla fue residencia de los caballeros de la Orden Hospitalaria de San Juan, fundada en Jerusalén en tiempo de las Cruzadas. El archipiélago maltés está compuesto por dos islas: Gozo y Comino. Entre Comino y la isleta de Cominotto se encuentra el Lago Azul, una bahía de aguas cristalinas y abundante vida marina que entusiasma a los submarinistas. La diminuta isla de Comino ha servido de escenario para el rodaje de películas como Troya y el Conde de Montecristo.

dziewul/iStock/Getty Images

Playa de Cleopatra en Alanya, Turquía

La playa de Cleopatra está situada en la isla turca de Sedir. Sus arenas blancas invita al descanso y a la práctica de deportes acuáticos. También sería buena idea dar un paseo en barca para visitar las cuevas de la zona: la cueva de las Muchachas, la del Fósforo o la de los Amantes. Otro de los atractivos son las ruinas romanas que se conservan en la ciudad. ¿Quieres saber un secreto? Cuando la reina Cleopatra rechazó pisar suelo que no fuera egipcio, Marco Antonio transportó tierra de Egipto a esta isla sólo para complacerla.

Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

Playas de las Islas Lofoten, en Noruega

Seguro que nunca has oído hablar de las playas del Ártico, pero puedes creer que su belleza glacial nada tiene que envidiar a la del Trópico. Las Islas Lofoten así te lo demuestran. Este archipiélago pertenece a Noruega y está situado en la provincia de Nordland, por encima del Círculo Polar Ártico. Algunas de sus mejores playas son: Utakleiv, Unstad, Haukland Gimsøya y Skagsanden. Están bañadas por aguas bastante frías, pero la vista de las cumbres que las rodean te compensa con creces. Y lo mejor de todo: son el escenario ideal para observar el mágico sol de medianoche.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Playas del lago Constanza

Cerramos este recorrido con esas playas que nunca son incluidas en las listas de turismo: las bellas y olvidadas playas de lago. El lago Constanza ocupa una estratégica posición compartiendo fronteras con Alemania, Suiza y Austria. Lugar privilegiado por su microclima cálido y el exclusivo entorno de sus tres hermosas islas, Lindau, Reichenau y Mainau. Las encantadoras casas de madera y el castillo de Meersburg hacen de este lago un mágico enclave propio de un cuento de hadas.