Aceite de menta casero

Escrito por demi gandomkar | Traducido por alejandro moreno
Aceite de menta casero

Prepara aceite de menta.

John Foxx/Stockbyte/Getty Images

El aceite de menta es un aceite infundido que no sólo es fácil de hacer por tu cuenta, sino que también ofrece muchos beneficios para la salud. Se usa para combatir el estrés, los dolores de cabeza y la indigestión y se ha mostrado que ayuda con los problemas respiratorios. Debido a sus beneficios para la salud, su sabor agradable al paladar y aroma refrescante, puede usarse solo o en champús, jabones y tés. Una vez que hayas aprendido la sencilla técnica para prepararlo, puedes comenzar a crear otros aceites infundidos.

Otras personas están leyendo

Qué necesitas

Necesitarás sólo algunos ingredientes y suministros para crear tu aceite de menta casero: una jarra con tapa que cierre bien, un cuchillo, hojas de menta y un aceite portador. Este es el aceite que vertirás sobre la menta para preparar el aceite portador con la esencia de la menta. Usa un aceite vegetal sencillo o un aceite ya macerado, que es un aceite que ya ha sido infundido con algo más. Aunque puedes comprar hojas de menta con tu tendero local, puedes descubrir que cultivar tus propias hierbas agregará frescura extra a tu aceite infundido. Elegir el aceite portador es un paso clave. Un aceite rico y pesado es mejor para usarse en el cuerpo, como para un masaje, mientras que otros son más adecuados para tratamientos faciales. Los aceites portadores que pueden ser usados tanto en el rostro como en el cuerpo son los de durazno, almendra y albaricoque; comienza con éstos y luego prueba diferentes esencias con diferentes aceites para ver qué se siente mejor sobre tu cuerpo y rostro. La cantidad de menta que necesites dependerá del tamaño de la jarra que utilizarás para almacenar tu aceite. Recoge o compra suficientes hojas de menta para llenar la jarra casi hasta el tope. La jarra debe estar limpia; si no estás seguro, ponla en agua hervida y permite que se seque al aire.

Técnica

Lava y seca las hojas de menta y aplástalas o córtalas con un cuchillo filoso para liberar los aceites naturales. Colócalas en la jarra y vierte el aceite portador, sellándola bien. Deja que los aceites naturales penetren en el aceite portador por al menos 24 horas. Cuela el aceite y agrega más hojas de menta cortada y aceite portador y séllala bien. Repite este proceso diariamente por cinco días. Cuela todas las hojas de menta y vierte el aceite en botellas pequeñas. Almacena el aceite en un refrigerador u otro lugar frío para mantenerlo fresco.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media