Hogar

Cómo hacer un árbol de una semilla de albaricoque

Escrito por rachel lovejoy | Traducido por contributing writer
Cómo hacer un árbol de una semilla de albaricoque

No verás frutas en el árbol durante 3 o 4 años.

Brand X Pictures/Stockbyte/Getty Images

Cultivar un árbol de albaricoque o damasco desde la semilla puede ser un proyecto entretenido que además te ayudará a ahorrar dinero si te gusta mucho esa fruta. Existen muchas variedades pero lo recomendable es que pruebes con una que sea nativa de tu zona. De esta manera te asegurarás de que crezca bien en tu ubicación. Algunas variedades necesitan una polinización cruzada por lo que tal vez necesites plantar más de un árbol para obtener frutos. Lo más difícil de cultivar un árbol de albaricoque puede ser la forma de obtener las semillas de adentro del hueso. No verás frutas en el árbol durante 3 o 4 años.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Unos huesos de albaricoque
  • Un cascanueces
  • Una bolsa que tenga cremallera como en las que llevas los sándwiches.
  • Unas toallas de papel

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Deja algunos huesos secándose a temperatura ambiente. Esto permitirá que las semillas en el interior se encojan un poco. Usa un cascanueces o un tornillo de banco para romper lentamente los huesos tratando de no dañar las semillas. Quita las semillas.

  2. 2

    Remójalas durante unos tres días cambiándoles el agua a diario. Envuelve las semillas en una toalla de papel húmeda y colócalas en la bolsa con cremallera (hermética). Pon la bolsa en el refrigerador durante cuatro a seis semanas, esto hará que las semillas aceleren el proceso que ocurriría naturalmente. Espera a que las semillas comiencen a brotar.

  3. 3

    Mezcla un poco de tierra preparada para árboles frutales con un poco de abono orgánico. Coloca algo de grava en el extremo inferior de una caja de leche o de jugo de papel encerado. Hazle unos agujeros de drenaje en la parte inferior.

  4. 4

    Planta las semillas con brotes en los recipientes y colócalos sobre una bandeja en una ventana soleada. Riega cuando la tierra comience a secarse. Los damascos necesitan estar húmedos pero no mojados.

  5. 5

    Trasplanta las semillas al exterior en un lugar soleado cuando no haya más riesgo de heladas. Corta el recipiente de forma tal que no moleste a las raíces y plántalas al mismo nivel en el que estaban en la caja.

Consejos y advertencias

  • Coloca una malla alrededor de las plántulas hasta que crezcan, para evitar que se acerquen los animales y para que no las cortes junto con el césped del jardín.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media