DESCUBRIR
×

Cómo ayudar a mi marido a llevarse bien con mis padres

Actualizado 27 abril, 2018

Tal vez él tiene un corazón demócrata y ellos son acérrimos republicanos, o tal vez nunca han superado el pelo largo y el anillo de la nariz que tenía cuando empezaron a salir. Cualquiera sean las razones, si tu marido y tus padres no se llevan bien, puede que te encuentres en el medio. Tratar de ignorar la brecha entre ellos sólo hará que las fiestas y reuniones familiares sean incómodas, así que lidia con el problema tan pronto como sea posible.

Instrucciones

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images
  1. Siéntate con tu marido y tus padres por separado y explícales que te gustaría que se lleven bien entre sí. Una vez que tu cónyuge y tus padres se den cuenta de que su relación es importante para ti, deben estar de acuerdo con hacer un esfuerzo para mejorar la relación. Recuérdales a ambos lo importante que son para ti, y explícales que piensas que todos serán más felices si se llevan bien.

  2. Planea salidas ocasionales y encuentros que tu marido y tus padres disfrutarán. Visiten un museo o tomen clases de tenis juntos. Tener una actividad para concentrarse le dará a tu marido y a tus padres un tema común para discutir.

  3. Ayuda a tu marido a entrar en un estado de ánimo tranquilo y feliz antes de ver a tus padres. Dale un masaje en la espalda o den un paseo por el jardín juntos. Si entra en cada reunión sintiéndose feliz, puede estar más abierto a disfrutar de la interacción con tus padres.

  4. Haz que tu marido y tus padres planeen algunos eventos en su propio terreno. Por ejemplo, tu marido podría invitar a tus padres a ver jugar a su equipo de fútbol, y tus padres pueden invitarlos a ustedes a ver sus películas antiguas favoritas. Compartir tus intereses con otros puede ayudar tanto a tu marido y a tus padres a entenderse y respetarse mutuamente.

  5. Haz algunas reglas. Diles a tus padres con suavidad, pero con firmeza que las opciones de carrera de tu marido o el estilo de crianza no es objeto de debate. Dile a tu marido que no critique las creencias políticas de tu padre o la cocina de tu madre. Hacer que ambas partes se comprometan a respetar ciertos límites puede eliminar cierta tensión entre ellos.

  6. Comparte buenos recuerdos e historias sobre tu niñez con tu marido. Decirle las cosas buenas que tus padres hicieron por ti puede hacer que se sienta agradecido por el trato que te dieron.

  7. Pídele a tu marido y a tus padres que visiten a un terapeuta si tienen una mala relación que les está haciendo la vida difícil. El terapeuta puede ser capaz de ayudarles a resolver sus problemas a través de sesiones individuales o de grupo.

Consejos

  • Si tus padres no viven cerca, sugiere que tu marido les haga una llamada o les envíe un correo electrónico todas las semanas para que pueda mantenerse en contacto con ellos.

Advertencias

  • Tu marido y tus padres pueden no ser capaces de llevarse bien, no importa cuánto esfuerzo hagas. En este caso, es posible que tengas que acostumbrarte a la idea de que tu familia no puede pasar unas vacaciones. Pide a todos que estén de acuerdo con ser corteses cuando tengan que estar juntos.
  • Si tienes hijos, pídele a tu marido y a tus padres que hablen amablemente cuando los niños estén presentes.