DESCUBRIR
×
Loading ...

Beneficios de las mascarillas de yogur

Creatas Images/Creatas/Getty Images

Introducción

Mantener la piel de tu cara radiante y bella no es tan complicado. Necesitas alimentarte saludablemente, hidratarte tomando agua natural, alejarte del cigarro, dormir bien, protegerte contra los efectos dañinos del sol, limpiar la piel de tu cara dos veces al día y aplicarte mascarillas nutritivas y humectantes. Las mascarillas de yogur son un excelente aliado en tu rutina semanal de belleza, además, son sumamente económicas. Los lactobacilos que contiene el yogur te ayudan a cuidar y prevenir problemas en cualquier tipo de piel.

BananaStock/BananaStock/Getty Images

Previene el acné

Para prevenir el acné o eliminarlo en caso de que ya lo tengas, elabora una mezcla de yogur, leche, miel y el jugo de un limón. Aplica esta mascarilla sobre tu cara limpia, deja secar y retira con agua tibia. Las propiedades de limpieza del yogur, la miel y el limón combaten el acné. Es importante que antes de aplicarte cualquier mascarilla en toda la cara, la pruebes en un espacio pequeño de piel para asegurar que no tengas alergia a ninguno de sus ingredientes.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Piel tersa

Con el paso del tiempo, la epidermis pierde la capacidad de regenerar sus células. Las células muertas provocan una apariencia seca y opaca en el rostro. El ácido láctico que contiene el yogur favorece la regeneración y mantiene la humedad de la piel. Aprovecha el beneficio que te brinda una mascarilla de yogur y pera --dicha mezcla mantendrá tu piel suave y tersa. Licúa 1/4 de taza de yogur con 1/4 de pera madura, agrega, poco a poco, fécula de maíz hasta obtener la consistencia de un puré. Aplica sobre tu rostro por 20 minutos y retira con agua fría.

Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Reduce las líneas de expresión

El yogur contiene vitamina A, necesaria para reparar los tejidos y mantener la piel sana. La falta de esta vitamina produce una piel seca, áspera y con arrugas. Contrarresta los efectos del paso del tiempo con una mascarilla de yogur y aguacate. Mezcla yogur con aguacate y una clara de huevo, bate hasta formar una pasta y aplica sobre tu piel limpia. Deja esta mascarilla en tu cara durante 20 minutos y retira con agua fría.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Remedio contra las quemaduras solares

Tu piel está expuesta al sol todo el tiempo, y no necesitas estar en la playa para exponerte --aún en la ciudad puedes sufrir quemaduras solares. Si padeces algún tipo de lesión en la piel causado por la exposición al sol, puedes recurrir al uso de las mascarillas de yogur para mitigar el daño y reparar tu piel lastimada. Aplica yogur frío sobre la piel quemada. Otro remedio es mezclar yogur con aceite de girasol y plátano maduro, mezcla hasta obtener una pasta, aplica en la piel enrojecida, deja que la mascarilla actúe por unos minutos y enjuaga con agua fresca.

Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Limpia tu piel

El yogur es un excelente exfoliante que termina con las células muertas y los puntos negros en el rostro. Mezcla yogur natural con azúcar y aplícate esta pasta en la cara. Déjala reposar por unos minutos y después hazte un masaje con movimientos circulares ascendentes. Comienza por el mentón, sigue con las mejillas, nariz y termina con tu frente. Una buena exfoliación no debe dejarte la piel enrojecida, así que no te talles con demasiada fuerza o te lastimarás. Para finalizar, lava tu cara con agua fría.

BananaStock/BananaStock/Getty Images

Protege la piel sensible

Una piel sensible requiere de mayores cuidados con productos naturales, pues los químicos que contienen las cremas y mascarillas comerciales pueden dañar más que ayudar. Cuida tu piel sensible con una mascarilla de yogur, miel y harina de maíz. Mezcla estos tres ingredientes y forma una pasta con ellos, aplica la mascarilla en tu rostro limpio y déjala actuar por espacio de 15 minutos. Retírala con agua fresca porque el agua caliente puede secar tu piel.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Disimula las manchas causadas por el sol

Para desmanchar y aclarar la piel, nada mejor que una mascarilla de yogur con sábila y fécula de maíz. La mezcla de estos ingredientes te ayudarán a eliminar las manchas en tu rostro, también te servirá para aclarar y mantener suave tu piel. Necesitas un poco de líquido del interior de la planta de sábila, yogur y fécula de maíz. Mezcla estos ingredientes y aplica sobre la parte manchada durante 15 minutos. Para terminar limpia tu cara con agua fría.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Humecta tu piel

El ácido láctico del yogur interviene de nuevo para mantener hidratada tu piel. Una mascarilla de yogur con uvas blancas mantendrá tu piel humectada y combatirá los radicales libres que causan envejecimiento prematuro en la piel. Mezcla yogur con 12 uvas blancas y bate hasta formar una pasta. Aplica en tu rostro durante 15 minutos y retira con agua tibia. Recuerda que para humectar tu piel es necesario que tomes suficiente agua natural.

Digital Vision/Digital Vision/Getty Images

Efecto tensor

El yogur contiene oligopéptidos, aminoácidos que producen un efecto tensor en la piel. Gracias a estos ingredientes, las mascarillas de yogur producen un efecto de rejuvenecimiento en la piel. Con yogur, germen de trigo, dos yemas de huevo y tres rodajas de pepino, puedes realizar una mascarilla que te ayudará a contrarrestar los daños y efectos del paso del tiempo. Licúa las rodajas de pepino, haz una mezcla con todos los ingredientes y aplica sobre la piel limpia por media hora. Retira con agua fría.

Thinkstock/Comstock/Getty Images

Ayuda a sanar heridas

Los bacilos de fermentación que contiene el yogur contribuyen a la cicatrización de las heridas en la piel. Por eso es un excelente remedio para reparar marcas y cicatrices en tu cara. Una mascarilla de yogur y limón te ayudará a sanar heridas. Mezcla jugo de medio limón, un poco de aceite de oliva y yogur natural sin azúcar, lava tu rostro y aplica la mascarilla como si fuera una crema por 20 minutos, enjuaga con agua tibia. Para mejores resultados aplica la mascarilla media hora antes de ir a dormir.