Vida

Complicaciones de la cirugía de la glándula anal en perros

Escrito por rena sherwood | Traducido por daniela fedorov
Complicaciones de la cirugía de la glándula anal en perros

Cirugía de la glándula anal para perros.

Thinkstock/Stockbyte/Getty Images

Las glándulas anales de un perro se localizan en ambos lados de su recto. Cada vez que un perro defeca, las glándulas anales liberan un olor distintivo. Sin embargo, a veces estas glándulas se infectan y, finalmente, se rompen. Si la infección se vuelve grave, para salvar la vida del perro, las glándulas anales deben ser eliminadas. Pero no hay que preocuparse demasiado, ya que las complicaciones de una cirugía de la glándula anal en perros son bajas en comparación con otros tipos de cirugías.

Otras personas están leyendo

Tamaño

Según el "Manual casero para dueños de perros de veterinaria" por Debra M. Eldredge, DVM, et al., los perros pequeños y de tamaño toy son más propensos a que sus glándulas anales se infecten o rompan. Los perros más pequeños tienen más riesgo de perder mucha sangre durante la cirugía que los perros más grandes. Por esa razón, los veterinarios suelen tener un perro grande sano de raza mixta en su clínica, a menudo de su propiedad, para que actúe como donante, según el "Libro de texto de cirugía de animales pequeños", de Douglas H. Slatter.

Anestesia

El perro necesita estar inconsciente para una cirugía de glándula anal y requiere anestesia general. Cualquier perro en cualquier tipo de cirugía que requiera anestesia corre el riesgo de presentar complicaciones sólo por la misma anestesia. Estos riesgos tienden a afectar la salud del perro. Los perros de tamaño toy con muy poca grasa corporal sentirán los efectos de la anestesia más que los perros más grandes. Los perros con problemas hepáticos o renales tendrán problemas para filtrar de manera natural la anestesia de sus cuerpos.

Consideraciones

Otro riesgo de la cirugía de la glándula anal es que el perro puede vomitar mientras está inconsciente y, por lo tanto, el perro puede se puede ahogar hasta la muerte de esta manera. Debe ser supervisado durante la cirugía y alrededor de una hora después, para tener la seguridad de que el perro no vomite y, si lo hace, limpiar rápidamente el vómito de la vía aérea.

Infección

Existe la posibilidad de infección postoperatoria con este procedimiento. Las glándulas anales se encuentran en una zona difícil de mantenerse estéril. Cuando los perros defecan, orinan o se sientan, pueden llenar de bacterias el sitio de la cirugía. Esto puede significar otra cirugía para drenar porciones grandes de infección.

Prevención

Según el médico veterinario Jon Gellar, las complicaciones de este tipo de cirugía pueden reducirse si el dueño del perro pregunta al veterinario su experiencia en hacer saculectomías anales (remoción de la glándula anal). Sin embargo, en el caso de emergencia, el dueño del perro no tendrá tiempo para hacer preguntas. Pero muchas veces este tipo de cirugía se puede realizar cuando el perro se sienta bien entre las infecciones del saco anal.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media