Cómo controlar a un niño agresivo

Escrito por michelle blessing | Traducido por natalia pérez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo controlar a un niño agresivo
Controlar a un niño agresivo lleva paciencia y un plan. (Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images)

La importancia de controlar a tu agresivo hijo está validada por el aumento de la violencia infantil en la sociedad. Los niños que actúan agresivamente son más propensos a convertirse en delincuentes juveniles, según el Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Los comportamientos agresivos incluyen golpear, morder, empujar, patear y gritarle a otra persona. Necesitarás tener paciencia y ser consistente para controlar y poner fin a los comportamientos agresivos de tu hijo, ya que puede ser una tarea desafiante.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Detén cualquier acción agresiva inmediatamente. Necesitarás intervenir consistentemente en los comportamientos agresivos para controlarlos. Saca a tu hijo de la situación, de ser necesario. Resiste la urgencia de golpearlo, ya que tu propia agresión sólo perpetuará sus comportamientos violentos. Sostenlo en tu regazo si se resiste, y susurra palabras tranquilizadoras para hacer que se calme.

  2. 2

    Explica a tu hijo por qué la agresión no es un comportamiento apropiado y aliéntalo a expresar sus sentimientos verbalmente. Puedes necesitar asistirlo para que le dé un nombre a esos sentimientos. Haz preguntas abiertas o proporciona una narración de qué fue lo que tú viste que provocó el comportamiento agresivo. Por ejemplo, puedes decir: "Debes haber estado realmente molesto cuando Johnny tomó tu juguete". Esto validará sus sentimientos mientras que lo ayudará a comprender la forma correcta de expresarlos.

  3. 3

    Canaliza la energía de tu hijo por canales positivos. Dale oportunidades de realizar actividad física durante el día o juguetes que lo ayuden a gastar esa energía. Un trampolín pequeño para que salte o unas hamacas donde pueda trepar son formas excelentes de expulsar la energía negativa. Los niños mayores pueden beneficiarse de una clase de karate o de ejercicio para canalizar los sentimientos negativos en una actividad con resultados positivos.

  4. 4

    Felicita a tu hijo cuando use respuestas emocionales apropiadas en una situación o cuando se aleje antes de volverse agresivo. Los refuerzos positivos pueden llegar lejos cuando se trata de controlar y poner fin al comportamiento agresivo de tu hijo.

  5. 5

    Pon un ejemplo positivo para tu hijo con tus propios comportamientos. No respondas agresivamente cuando tu hijo se porte mal ni uses medios físicos para disciplinarlo. No puedes esperar controlar el comportamiento agresivo del niño si no controlas el tuyo. El grupo médico de Yale informó que dar nalgadas no ayuda a finalizar los comportamientos negativos, sino que, en realidad, los perpetúa.

Consejos y advertencias

  • Habla con el pediatra de tu hijo si los comportamientos agresivos se salen de control. Puede necesitar una intervención más seria, como un examen físico o psicológico para determinar una causa subyacente para sus comportamientos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles