Cuidado de una drácena marginata

Escrito por megan mattingly-arthur | Traducido por mariana palma
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

La drácena marginata (Dracaena marginata) es una atractiva planta de interior perennifolia de hojas delgadas, bordes rojos y forma de espada y de tallos lisos y grises que se retuercen a medida que la planta crece y se desarrolla. Nativa de Madagascar, la drácena también es conocida como dracaena de hoja fina. La tolerancia de la planta a las condiciones de poca luz hace que su cultivo interior sea fácil. Esta especie puede incluso ayudar a purificar el aire dentro de tu hogar, según la Extensión de la Universidad de Vermont.

Otras personas están leyendo

Requerimientos de luz

La drácena es increíblemente versátil en cuanto a sus requerimientos de luz. Aunque la planta crece en lugares de sol pleno en su ambiente nativo, también puede ser cultivada éxitosamente en lugares sin ventanas. Para obtener mejores resultados, trata de encontrar un punto medio entre ambos extremos. Coloca la planta a menos de 8 pies (2,4 m) de una ventana que aporte dos o tres horas diarias de luz intensa filtrada.

Clima de interior

Otra razón por la que la drácena se adecua al cultivo de interior es que prospera con las temperaturas típicas de un hogar. Esta planta disfruta de temperaturas diurnas de entre 70 y 75 ºF (21 a 24 ºC) y temperaturas nocturnas de aproximadamente 10 ºF (-12 ºC) o menos. Mantén las temperaturas por sobre 45 ºF (7 ºC) para evitar que la planta se dañe por el frío. Rocía las hojas con agua fría de una botella rociadora, varias veces por semana para elevar la humedad del ambiente que rodea a la planta; también puedes colocar un humidificador en la habitación donde se encuentra la drácena.

Requerimientos de riego

Aunque las drácenas aprecian el riego frecuente, cuando la planta es regada en exceso se puede producir pudrición de raíces, las hojas ponerse marrones y caer. Riega tu drácena cada siete a 10 días y deja que la superficie del suelo se seque entre riegos; busca que el suelo esté húmedo al tacto, pero nunca saturado. Las drácenas son sensibles a los químicos presentes en el agua de red; riega las plantas con agua de arroyos, filtrada o embotellada, o deja reposar el agua corriente durante 24 horas para que los químicos se disipen.

Requerimientos de fertilización

Las drácenas de interior tienen requerimientos modestos de fertilización. Fertiliza la planta mensualmente con un producto soluble en agua de composición 20-20-20 para promover un crecimiento y desarrollo sanos. También puedes diluir el fertilizante a un cuarto de su concentración y aplicarlo semanalmente cuando riegas las plantas. Consulta las instrucciones de aplicación y las cantidades en el envase del fertilizante.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles