Cómo cultivar chiles poblanos

3
Ha sido de ayuda

Los chefs y los cocineros domésticos que buscan agregar un poco de sabor picante a sus platos usan, a menudo, el chile poblano. Este es, quizás, más conocido por su rol como parte de los chiles rellenos. Sin embargo, también puede disfrutarse en muchas otras preparaciones, incluyendo salsas, sopas y arroces. Cultivar pimientos poblanos en tu jardín es simple y te da la oportunidad de tener chiles frescos al alcance de tu mano.

PhotoObjects.net/PhotoObjects.net/Getty Images

Necesitarás

Otras personas están leyendo

Paso 1

Llena macetas de turba de 2 o 3 pulgadas (5 a 7,5 cm) con el sustrato unas ocho a 12 semanas antes de que pase el riesgo de heladas. Coloca una semilla en cada maceta y presiónala con tu dedo hasta que quede cubierta de suelo.

Paso 2

Riega el sustrato hasta que el agua drene por la base de la maceta. Coloca el recipiente en un lugar donde reciba buena luz y la temperatura sea de entre 80 ºF y 85 ºF (27 ºC a 29 ºC), por ejemplo en un alfeizar. Mantén el sustrato húmedo rociándolo con agua cada vez que empiece a verse seco.

Paso 3

Aplica fertilizante cada tres semanas una vez que las semillas hayan brotado. Usa un producto formulado para chiles. Agrega fertilizante líquido al agua o esparce fertilizante en polvo directamente sobre el suelo. Sigue las instrucciones del envase.

Paso 4

Coloca las macetas en el jardín dos o tres horas por día una vez que las plántulas tengan una altura de 5 pulgadas y las temperaturas nocturnas sean superiores a 60 ºF (15 ºC). Este proceso, conocido como rustificación, prepara a las plántulas para tolerar las condiciones ambientales externas.

Paso 5

Trasplanta las plántulas al jardín después de haberlas rustificado durante dos semanas. Cava un hoyo del mismo tamaño de la masa radicular en un lugar a pleno sol y de suelo fértil. Separa cuidadosamente las plántulas de la maceta y colócalas en el suelo. Cubre las raíces con tierra y agrega 1 a 2 pulgadas (5 a 10 cm) de abono orgánico para evitar el crecimiento de malezas.

Paso 6

Riega las plántulas hasta que el suelo ya no absorba líquido. Arranca las malezas que hayan nacido a través del mantillo y corta las flores que aparezcan en la planta durante las primeras dos semanas para que la energía sea destinada al crecimiento.

Paso 7

Seis semanas después del trasplante, aplica un fertilizante soluble en agua formulado para pimientos. Cosecha los chiles cortándolos con tijeras una vez que estén rojos o verdes, dependiendo de tu preferencia.

Consejos y advertencias

  • Los chiles poblanos están generalmente maduros ocho a 10 semanas después del trasplante.

Referencias

Comentarios

Más reciente