DESCUBRIR
×

Cómo cultivar un encino rojo a partir de una bellota

Actualizado 14 abril, 2018

El encino rojo, o Quercus shumardii, es una gran especie de encino (o roble) nativa del sudeste de Estados Unidos. Alcanza una altura de entre 80 y 120 pies (24 a 36 m), tiene una copa de forma ovalada y hojas profundamente dentadas que cambian de color verde oscuro a carmesí en otoño. A mediados de verano, aparecen en la planta grandes bellotas, pero estas tardan un mínimo de 1 año y medio para madurar completamente y ser viables. Una vez maduras, las bellotas del encino rojo brotan fácilmente. Pero requieren un período de frío para germinar y deberían ser propagadas al aire libre.

Instrucciones

  1. A fines de otoño, recolecta 20 a 30 bellotas de la base de un encino sano y vigoroso y colócalas en un balde. Llena el balde con agua para comprobar la viabilidad de las bellotas. Elimina las que floten porque esto indica daño por insectos o pudrición. Drena el agua de las bellotas restantes.

  2. Mezcla partes iguales de tierra, arena gruesa y compost. Llena la maceta de 2 galones con la mezcla y riega hasta la mitad de su profundidad usando una manguera. Crea una depresión en el centro del sustrato que mida 2 pulgadas (5 cm) de profundidad y 4 pulgadas (10 cm) de ancho.

  3. Elimina el sombrero de las bellotas. Colócalas en el sitio de plantación apoyadas sobre su costado. Cúbrelas ligeramente con más sustrato. Presiona el suelo para eliminar los espacios de aire y ayudar a que se asiente.

  4. Esparce una capa delgada de mantillo de hoja de roble sobre cada maceta para ayudar a retener la humedad y regular la temperatura del suelo en invierno.

  5. Coloca las macetas debajo de un árbol donde haya poca o media sombra. Deja las macetas sin supervisión durante invierno al menos que la estación sea especialmente seca. En tal caso, las bellotas deben ser regadas a una profundidad de 1 pulgada (2,5 cm) cada cinco días.

  6. Retira el mantillo en primavera cuando las semillas estén produciendo brotes. Riega las plántulas cada 15 días a una profundidad de 1 pulgada (2,5 cm).

  7. Mantén las plántulas en sus macetas durante dos estaciones de crecimiento. Plántalas en un sitio permanente en el otoño del segundo año. Elige un lugar a pleno sol y de suelo arenoso y buen drenaje.

Necesitarás

  • Un balde
  • Tierra
  • Arena gruesa
  • Compost de hojas
  • Una maceta de plástico de 2 galones (7,5 L)
  • Una manguera
  • Mantillo de hojas de roble