Hogar

Cómo cultivar el hibisco para preparar té en casa

Escrito por naomi judd | Traducido por xochitl gutierrez cervantes
Cómo cultivar el hibisco para preparar té en casa

El hibiscus sabdariffa.

El té de hibisco es rojo profundo y se hace a partir de una infusión de flores de sépalos. Es rico en vitamina C, entre otras vitaminas y minerales. Es un diurético natural y suave. Se bebe en todo el mundo, ya sea caliente o frío y algunos prefieren agregar especias y endulzar su sabor agrio con azúcar. Para hacer té de hibisco desde cero, primero tendrás que sembrar las flores. Y en este artículo podrás ver cómo cultivar el hibisco y secar las partes de las flores que necesitas para hacer té.

Nivel de dificultad:
Moderada

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Semillas
  • Camas de invernadero o contenedores
  • Suelo irrigado
  • Clima cálido

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Elige el tipo de flores de hibisco que deseas cultivar. Hay más de 200 especies conocidas en el mundo, pero de las especies más comunes que se utilizan para el té de hibisco es la sabdariffa. Adquiere las semillas en un vivero o con un distribuidor de semillas. Las orgánicas son las preferidas.

  2. 2

    Planta las semillas a mediados de mayo y a principios de junio. Lo mejor es empezar con recipientes de vivero bien drenados. Después debes colocarlos en una habitación de cultivo que esté protegida si vives en un clima más frío. Si vives en un clima cálido puedes iniciar las semillas en el mismo suelo del jardín. A estas flores les gustan los climas cálidos y húmedos y no sobrevivirán una helada. En el libro "Fruits of Warm Climates", (Frutas de Climas Cálidos), su autora Julia F. Morton, sugiere que el hibisco florece mejor en temperaturas que van de 60 a 90 grados F (15° a 32° C) .

  3. 3

    Riega las semillas regularmente si vives en una región que reciba poca lluvia, pero no las inundes, simplemente mantenlas húmedas en todo momento. Si has comenzado las semillas en macetas de vivero, puedes trasplantarlas a una cama al aire libre cuando alcancen una altura de 4 pulgadas (10,16 cm) aproximadamente.

  4. 4

    Monitorea tus plantas para que puedas recoger los cálices (los sépalos) en el momento adecuado. Ellas pueden tardar de 3 a 5 meses para madurar y la cosecha dependerá del clima de tu región.

  5. 5

    Recoge cada cáliz, que se haya secado y úsalo para hacer té, una vez que estén maduros. Un cáliz o un grupo exterior de hojas que protejan el capullo de la flor se verá brillante cuando estén listos. Estos se ven grandes y listos después de que la flor real se ha caído. Debes poder cortar los que están maduros. Aquellos que veas cerca de la parte inferior de la planta madurarán primero.

  6. 6

    Lava los cálices escogidos y sécalos al sol o en un deshidratador.

  7. 7

    Coloca un puñado de piezas secas en una bolsa de seda e introdúcela a un tazón. Vierte agua hirviendo sobre ella y déjala reposar unos minutos. Añade azúcar si así lo prefieres y bebe el té caliente o frío.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media