Hogar

Cómo cultivar la planta de tomate

Entre las plantas que puedes cultivar en el jardín de tu casa, los tomates son los más comunes debido a que crecen con facilidad. Hay diferentes tipos de tomates que puedes cultivar en tu jardín. El tiempo para cosecharlos depende del tipo de planta. Elige diferentes tipos, cuyos tiempos de maduración sean distintos y puedas disfrutarlos toda la temporada. Algunos se pueden cosechar en plazos de 45 días, mientras que otros requerirán hasta 80 días.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Plantas de tomate
  • Un espacio en el jardín
  • Fertilizante
  • Enrejado, jaula o estacas
  • Agua
  • Una pala
  • Acolchado

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    En una tienda de jardinería, compra las plantas de tomate que quieras cultivar después de que haya pasado la amenaza de heladas y el clima frío. Elige distintas variedades, ya que la época de cosecha es diferente. Si prefieres empezar sembrando las semillas, germínalas de seis a ocho semanas antes de que el invierno termine. Mantén los recipientes dentro de tu casa hasta que la amenaza de heladas haya pasado y estén listas para que las trasplantes al jardín. Antes, procura dejarlas al aire libre durante unas horas cada día. Esto las fortalecerá y se acostumbrarán mejor a las condiciones climáticas.

  2. 2

    Elige el área de tu jardín que reciba pleno sol a menos que vivas en un lugar extremadamente caluroso en verano. Las plantas de tomate necesitan una mezcla de sol y sombra en las zonas del sur.

  3. 3

    Una semana antes de plantarlos tomates, prepara el lecho aplicando a la tierra un fertilizante 10/05/10. Usa de una a dos libras de abono por cada 100 pies cuadrados de jardín. Los suelos arenosos pueden requerir nutrientes adicionales. Consulta las recomendaciones del fabricante para aplicar el abono.

  4. 4

    Ordena las plantas de tomate en el jardín y, entre ellas, deja un espacio aproximado de 18 a 24 pulgadas. Excava un hoyo para cada planta y añade una cucharada pequeña de fertilizante en el fondo. Recorta las ramas inferiores de la planta y siémbrala en el agujero de manera que las hojas restantes queden por encima del nivel del suelo. Rellena el espacio vacío. Esparce alrededor de la planta un acolchado de dos a tres pulgadas para retener la humedad y evitar que la hierba mala la invada.

  5. 5

    Coloca un enrejado o una jaula en cada planta para que puedan crecer sin tocar el suelo, ya que esto puede causar que se pudran. También puedes colocar estacas y, de esta manera, mantenerlas en posición vertical.

  6. 6

    Riega los tomates después de que termines de sembrarlos. Mantén las plantas húmedas por varios días después de haberlas trasplantado y, en cualquier momento, en caso de que en esa temporada lloviera menos que de costumbre. Para que tus plantas de tomate crezcan mejor, riégalas alrededor de las raíces y evita hacerlo sobre las hojas.

  7. 7

    Poda los retoños a medida que las plantas crecen. Los retoños, conocidos también como brotes laterales, son nuevos tallos que crecen de alguna rama que se encuentra cerca del tallo principal. Éstos competirán por los nutrientes con los tallos ya establecidos y pueden reducir el tamaño total de la fruta. Para ayudarla, amarra cada planta a los arriates a medida que la planta crezca y, de esta manera, la mantendrás lejos del suelo.

Consejos y advertencias

  • Añade 1 cucharada de cal al hoyo donde plantarás el tomate si el suelo tiene un pH bajo.
  • Cosecha los tomates cuando estén firmes y tengan un color uniforme. Éstos se madurarán por completo en el interior de tu casa.
  • Almacena los tomates en un lugar fresco y seco, lejos del sol directo. Aunque duran más tiempo en el refrigerador, pierden parte de su sabor y textura a causa del frío.
  • Protege las plantas contra las heladas cubriendo los tallos con una manta o una taza de plástico en las noches muy frías.
  • Examina las plantas periódicamente. Busca la presencia de insectos, caracoles y babosas que se comen hojas y varios frutos. Observa si la planta tiene hongos que la afecten. Esto es frecuente en áreas con alta humedad y putrefacción que se deriva de riegos irregulares o falta de nutrientes.

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media