Cómo dar una negativa con educación

Escrito por contributing writer | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo dar una negativa con educación
(Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images)

Haz que la vida de tu hijo sea mejor enseñándole buenas maneras. Con demasiada frecuencia, hay sutilezas básicas que se descuidan y la persona receptora se siente menospreciada o, peor aún, ofendida. Ser un buen ejemplo es esencial cuando se trata de buenos modales, así que si repasas tus normas de etiqueta para ti mismo o para otras personas, todo el mundo saldrá beneficiado. Decir "No" con cortesía es una habilidad social importante. Sigue leyendo si deseas aprender a dar una negativa con educación.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Pon mucho cuidado al elegir tus palabras. En lugar de negarte a hacer algo, procura "declinar" la propuesta. Únicamente cambiando tus palabras de uso corriente, demostrarás que no estás enfadado ni malhumorado, sino que simplemente no puedes aceptar la invitación o la oferta. El vocabulario y el contenido que utilices no debe ser ni duro ni grosero.

  2. 2

    Procura ser diplomático y no utilizar palabras negativas. En el caso de que deban serlo, intenta suavizarlas. Di "no me es posible" en lugar de "no puedo", "declinar" en lugar de "rechazar" y "concluir" en lugar de "acabar". Utiliza palabras menos delicadas sólo cuando, después de haberle repetido el mensaje a tu interlocutor una y otra vez, sigue sin recibirlo por el motivo que sea. Dale una razón a esa persona para no aceptar su propuesta y siempre deséale que tenga éxito donde sea. Tendrás que adecuar los términos que utilices para que se ajusten a la situación en la que te encuentras.

  3. 3

    Si puedes, escribe una carta que contenga tu negativa. Al igual que haces cuando la expresas verbalmente, comienza tu carta con algunas palabras de agradecimiento o con una frase que sirva para mitigar la negativa y expresa tu pesar con sinceridad. Si es posible, hazle saber a esa persona la razón por la que declinas su ofrecimiento. Hazle además alguna sugerencia para una solución alternativa. Ganarte su respeto simplemente tratándola con bondad y honestidad debe ser tu objetivo.

  4. 4

    Rechazar ofertas es algo cotidiano para la mayoría de nosotros, así que es absolutamente necesario aprender a hacerlo con gracia y delicadeza. Halagar la cocina de alguien antes de negarse a tomar más comida, por ejemplo, sería la forma correcta de manejar la situación. Rechazar la propuesta de una cita exige responder con honestidad y suavizar la respuesta con amabilidad. Es mejor hacerlo de forma que la otra persona no albergue esperanza alguna por haberle contestado con afecto. Cuando hay que rechazar a alguien, siempre hay una regla de oro que se debe aplicar: trata a esa persona como a ti te gustaría ser tratado.

  5. 5

    Nunca hagas futuras ofertas para sustituir tus negativas, a menos que sean sinceras. Así cerrarás la puerta situaciones por lo general no deseadas que podrían aparecer más adelante. La incomodidad que todo el mundo siente al rechazar una oferta amistosa se suavizará con la certeza de haber manejado la situación de la mejor manera posible. Y recuerda que cuando los niños presencian una situación, están aprendiendo de ella. Enséñales en tu día a día la valiosa lección de rechazar una propuesta con cortesía.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles