Cómo darle color a la lechada tú mismo

Escrito por ehow contributor | Traducido por laura gonzalez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo darle color a la lechada tú mismo
(Bruchsteinmauer image by Heinz Waldukat from Fotolia.com)

Cómo darle color a la lechada tú mismo. Cuando se trata de colorear tu propia lechada, las posibilidades son infinitas y llevan los mismos pasos, sin importar el tipo de color o lechada. ¡Esta es una forma sencilla de agregar incluso más personalidad a tus piezas de mosaico que utilizando lechadas de color ya preparadas!

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Elige un color que ames entre los colores de pintura acrílica disponibles en cualquier tienda de artesanías. Siempre compra al menos dos botellas del color. Algunas marcas comunes disponibles son Apple Barrel Colors, Delta Ceramcoat y Folk Art. Son baratas y vienen en botellas pequeñas de 2 onzas.

  2. 2

    Compra la lechada que usarás en color Blanco Puro, o Nieve Blanca. La lechada nieve blanca puede parecer grisácea, lo que quedará medio amarillenta. Para obtener el mejor color, debes comenzar con un blanco real.

  3. 3

    Mezcla tu lechada según los pasos provistos en el artículo relacionado de eHow "Cómo mezclar lechada para proyectos con mosaicos". Deja de mezclar justo antes de que la lechada alcance la consistencia de la mantequilla de maní. Luego, cuando todavía tenga algunos grumos, agrega la pintura. Probablemente tendrás que usar toda la botella para adquirir el color que deseas pues el blanco de la lechada diluirá el color. Echa algo de color, revuelve y evalúa.

  4. 4

    Agrega algo más de color y vuelve a mezclar bien la lechada si el color es muy claro. Si está muy mojada, agrega un poco más de polvo, de a pequeñas cantidades, para espesarlo. Si está demasiado seca pero del color correcto, simplemente agrega unas gotas de agua hasta que alcance la consistencia adecuada para su uso.

  5. 5

    Experimenta y ajusta el polvo, el agua y la pintura hasta que la lechada y el color estén adecuados para comenzar a aplicarlo en tu proyecto de mosaicos. La próxima vez, puedes experimentar con pinturas metálicas y pinturas con brillos para un efecto fantasía, así como también un color más oscuro en oposición a uno más claro.

Consejos y advertencias

  • Cuando elijas un color, compra la versión más oscura del color final que deseas porque la mezcla con el blanco de la lechada lo diluirá al mezclarlo. Por ejemplo, una pintura color burdeos oscuro se convertirá en un rosa claro cuando se mezcle con la lechada blanca, y un verde oscuro se volverá color menta o salvia.
  • Si deseas obtener un color final oscuro, puedes comprar lechada de color, como azul marino, marrón, negro o terracota. Nunca podrás crear tú mismo un color oscuro de lechada porque siempre añadirás blanco.
  • La lechada negra (aunque es la más desordenada) le dará a tu proyecto el hermoso efecto de "vidrio manchado", especialmente si tus azulejos son de colores brillantes. La lechada blanca siempre luce fresca y veraniega, sin importar cuál sea el color de tus azulejos.
  • Recuerda algunas reglas básicas en la elección del color de la lechada cuando combines con los colores de tu proyecto: los proyectos de exteriores requieren colores de lechada oscuros, como negro o terracota, que no muestran la suciedad. Los proyectos de interiores pueden llevar cualquier color. Elige un color que contraste con tu color de azulejo para que se luzca. Siempre ten varios libros sobre proyectos de mosaicos a mano para obtener inspiración visual e ideas sobre diferentes elecciones de lechada.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles