DESCUBRIR
×

¿Cómo detener el comportamiento agresivo de cachorros de labrador retriever?

Actualizado 17 abril, 2017

Los cachorros de labrador retriever son típicamente perros juguetones y amistosos que están llenos de energía. Sin embargo, algunos cachorros de labrador pueden llegar a ser agresivos. El comportamiento que se considera agresivo incluye la mordida que va más allá de la mordedura normal de un cachorro, el ladrido, el gruñido y la embestida normal. Los cachorros de labrador que no corrigen este comportamiento es probable que lo sigan haciendo hasta la edad adulta, creando condiciones que pueden resultar peligrosas. Por lo tanto, es fundamental determinar qué está causando el problema y solucionarlo lo antes posible.

Instrucciones

Chris Amaral/Photodisc/Getty Images
  1. Determina por qué tu cachorro de labrador está actuando agresivamente. Los cachorros de labrador retriever necesitan mucho ejercicio y mucha estimulación mental. Un cachorro de labrador que no es capaz de ejercer su energía o que se aburre puede frustrarse y convertir esa energía sobrante en agresión, señala el sitio web EarthRenewal.org. Camina con tu cachorro de labrador por lo menos una vez al día y mantén al perro ocupado con juguetes y juegos interactivos. Además, si entrenas tu cachorro de labrador en una jaula, sólo mantenlo dentro cuando no puedas supervisarlo. Dejarlo encerrado durante mucho tiempo sólo aumentará la energía acumulada.

    Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images
  2. Establécete como el líder de la manada. Los labradores son generalmente perros sociales y amables. Sin embargo, cualquier perro que carece de liderazgo actuará incorrectamente y tratará de obtener la posición de liderazgo por sí mismo. Si le muestras a tu cachorro de labrador que estas a cargo, es probable que empiece a respetar y seguir tus órdenes, y puedas prevenir el comportamiento agresivo. Siempre pasea a tu cachorro de labrador con una correa y manténlo a tu lado. Haz que tu cachorro espere tu permiso antes de comer o jugar. Además, camina delante del labrador para dirigirlo y que el perro te siga.

    NA/Photos.com/Getty Images
  3. Corrije el comportamiento tan pronto como suceda. Cuando tu cachorro de labrador muestre comportamiento agresivo, mientras este gruñendo, mordiendo, ladrando o lanzándose, en voz alta y con firmeza gruñe diciendo "grrrr" y sigue con un "no", afirma DogObedienceAdvice.com. Por otra parte, fomenta su buen comportamiento con golosinas. Por ejemplo, si tu cachorro de labrador normalmente ladra y se lanza sobre la gente que camina, dale golosinas cuando se queda callado y quieto en su lugar. El cachorro labrador comenzará a asociar su buen comportamiento con una golosina, que a su vez reforzará la buena conducta.

    Comstock/Comstock/Getty Images
  4. Socializa a tu cachorro de labrador tan pronto como sea posible. A veces, todo lo que se necesita es una buena charla de otro perro para tener a tu cachorro bajo control. Lleva al cachorro a jugar en grupos o parques para perros, si sientes que no va a lesionar a otro animal. Si tu cachorro de labrador comienza a mostrar comportamiento inadecuado con otro perro, este puede corregir al cachorro y ponerlo en su lugar. Tu cachorro de labrador puede escuchar mejor a alguien de su propia especie. Por otra parte, la interacción que el cachorro reciba de otros animales y personas, se volverá más familiar y cómoda con estas nuevas experiencias.

    Chris Amaral/Digital Vision/Getty Images
  5. Evita jugar juegos en los que se fomente la conducta agresiva, como remolcador de la guerra y la lucha libre, dice DogObedienceAdvice.com. Juega otros juegos como buscar y correr. Muchos labradores también pueden disfrutar de deportes acuáticos, como la natación y los juegos de recuperación.

    Ciaran Griffin/Stockbyte/Getty Images