Cómo escribir una carta presentando tu hijo a su profesor

Escrito por maggie mccormick | Traducido por maria gloria garcia menendez
Cómo escribir una carta presentando tu hijo a su profesor
Una carta de introducción al profesor de tu hijo puede llevar a la relación a un gran comienzo. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Al comienzo de un nuevo año escolar, el maestro de tu hijo está conociendo a otros muchos estudiantes. Tú conoces a tu hijo mejor que nadie, los desafíos que tiene y las técnicas que mejor funcionan con él. Escribir una carta de introducción al maestro de tu hijo puede ayudarle a conocer a tu hijo. Esto es especialmente importante para los padres que tienen un niño con una discapacidad de aprendizaje, pero puede ser útil para cualquier niño.

Instrucciones

  1. 1

    Dirígete al profesor por su nombre. Debes ser formal, utilizando "Sra. Clarke" en lugar de "Ángela". Si vas a enviar la misma carta a varios profesores, debes crear cartas separadas con el nombre de cada profesor, en lugar de un general "a los maestros de Jill".

  2. 2

    Escribe una breve declaración con la que desees presentar a tu niño, incluyendo su nombre. Esto muestra al profesor el motivo de tu carta.

  3. 3

    Comienza con gustos y rasgos positivos de tu hijo. Menciona su amor por los libros, por ejemplo, o su emoción por asistir a clase.

  4. 4

    Detalla cualquier problema que pueda tener tu hijo. Esto podría ser un problema médico, como el déficit de atención e hiperactividad, en cuyo caso quizá desees hablar acerca de cualquier medicamento que tome. Como alternativa, podría ser una situación familiar, como un divorcio o la muerte en la familia, lo que podría afectar a tu hijo en clase.

  5. 5

    Ofrece sugerencias para ayudar al maestro de tu niño a lidiar con situaciones negativas. Dar soluciones a posibles problemas puede ayudar al profesor a evitar problemas que podrían trastornar a toda la clase. Menciona que tu hijo responde mucho mejor a la alabanza que a la crítica negativa o que puede concentrarse mejor si se sienta en el frente del aula lejos de la ventana. Una pequeña cosa como ésta podría marcar toda la diferencia.