Cómo estimular el crecimiento de las raíces en las plantas de interior

Escrito por kaye wagner | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo estimular el crecimiento de las raíces en las plantas de interior
Estimula el crecimiento de las raíces para mantener la salud de tus plantas. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

La salud de las hojas de una planta de interior está directamente relacionada con la de sus raíces. El complejo sistema radicular de la planta extrae los nutrientes y el agua del suelo a través de un proceso conocido como ósmosis. Así que, cuanto más fuertes sean las raíces, mejor será la salud de tus plantas. Para fomentar el crecimiento radicular de tus plantas, además de regar y abonar correctamente, tendrás que utilizar macetas que sean del tamaño y el tipo adecuados. De esa forma conseguirás mejorar y alargar la vida de tus plantas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Taladro
  • Maceta
  • Abono
  • Agua
  • Maceta más grande

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Con la ayuda del taladro, haz unos agujeros en la parte inferior de la maceta. Si es frágil y te preocupa que pueda sufrir daños al taladrarla, haz los agujeros en un contenedor más pequeño de plástico o metal y luego introduce éste dentro de la maceta. La separación entre los agujeros debe ser de entre 2 y 3 pulgadas (5 y 7,5 cm) para que haya un buen drenaje. De esta forma se evitará el exceso de agua en las raíces, que podría provocar su pudrición y obstaculizar el crecimiento.

  2. 2

    Introduce bolitas de abono en la tierra antes de poner la planta en ella. También puedes rociar la tierra con fertilizante líquido. Consulta las instrucciones del fabricante para utilizar la cantidad de abono adecuada, que siempre dependerá del tipo de planta y de su tamaño. El abono alimentará las raíces y estimulará su crecimiento.

  3. 3

    Sigue abonando la planta a intervalos regulares atendiendo siempre a las instrucciones del fabricante y a las necesidades especiales de tu planta. La frecuencia de abonado puede ir desde una vez a la semana hasta una vez cada pocos meses.

  4. 4

    Introduce el dedo en la tierra de alrededor de la planta a 1 pulgada (2,5 cm) de profundidad. Proporciónale agua abundante si notas que la tierra está completamente seca para regar bien todo el sistema radicular y estimular su crecimiento. Si el riego es escaso, las raíces de la planta se quedarán cortas para conseguir más agua. En cambio, un riego excesivo podría ahogar la planta, al quedar las raíces privadas de oxígeno. No proporcionar a las plantas la cantidad adecuada de agua es la principal razón por la que no se desarrollan bien y acaban muriendo.

  5. 5

    Levanta la maceta y echa un vistazo a los agujeros de drenaje para ver si las raíces se están desarrollando a través de ellos. Lleva la planta a otra maceta más grande cuando veas sobresalir las raíces. Ponla en una tierra más profunda para favorecer su crecimiento.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles