Cómo guardar las semillas de frutas y hortalizas

Escrito por ehow contributor | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo guardar las semillas de frutas y hortalizas

Los jardineros más experimentados guardan anualmente las semillas de su cosecha. Si tienes una fruta o verdura con caracteristicas especiales o una variedad que ha estado en la familia por mucho tiempo, es conveniente que conserves las semillas. Puedes escoger semillas procedentes de los mejores ejemplares o de la primera cosecha; para que con seguridad, conserves esas características que tanto te gustan.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    ¡Guarda las mejores semillas! Si tienes una planta de tomate que ha dado muchos frutos anteriormente o una sandía que fue especialmente sabrosa, asegúrate de guardar esas semillas. Hacerlo puede ser más laborioso que comprarlas, pero el beneficio es invaluable, pues intensificas y conservas las características especiales en la reserva de semillas de tu jardín.

  2. 2

    Los pasos a seguir para guardar las semillas dependerán de la fruta o verdura. Algunas semillas pueden ser removidas fácilmente de la pulpa y muchas son relativamente secas. Otras son pequeñas, húmedas y están profundamente incrustadas en la pulpa, haciendo que sean más difíciles de separar.

  3. 3

    Para semillas que se separan fácilmente y que no están cubiertas de pulpa, simplemente debes raspar y sacarlas del fruto. Distribúyelas uniformemente en un plato de vidrio y procura que no queden una encima de otra. Recuerda que es vital que el aire circule en torno para que sequen adecuadamente. Coloca las semillas en una ventana soleada durante una semana. Utilizando un recipiente o plato de vidrio, impedirás que las semillas se peguen a la superficie, como sucederá si utilizas una toalla de papel. No tendrás que preocuparte de dañar las semillas tratando de retirarlas de la toalla si las distribuyes bien sobre una base de vidrio.

  4. 4

    Elimina la mayor cantidad posible de pulpa usando tus dedos, en las semillas que vienen con mucho líquido o material pulposo. Luego, sumérgelas o lávalas inmediatamente para retirar los restos. Escurre las semillas con la mano o ponlas en un colador. A continuación, sigue los pasos anteriores para poner a secar tus semillas en una ventana.

  5. 5

    Cuando las semillas estén bien secas, colócalas en un sobre. Anota el tipo de semilla y la fecha de almacenaje. Guarda los sobres en un lugar fresco, seco y preferentemente oscuro.

  6. 6

    Las semillas muy pequeñas de las verduras con flores; como la lechuga; pueden recogerse fácilmente tan sólo agitando la flor dentro de una bolsa de papel. Asegúrate de que las semillas estén listas para cosechar antes de retirarlas. Un buen indicador es cuando la flor se seca o cuando algunas semillas comienzan a caer.

  7. 7

    Si te gusta guardar semillas, debes saber que existe una variedad de foros en línea sobre recolección y almacenaje de semillas. Puede ser una experiencia enriquecedora y quizá termines intercambiando semillas con otros jardineros de tu localidad.

Consejos y advertencias

  • Si otras personas te ayudan a cosechar en tu jardín, es recomendable que marques todas las plantas de las que quieras conservar semillas. Ata una cinta o un trozo de tela al follaje de la planta, para indicar que las semillas deben guardarse.
  • Cuando al año siguiente plantes las semillas que guardaste; conserva siempre algunas por si necesitas plantarlas más tarde. Esto reducirá el riesgo de que pierdas tus semillas selectas debido a las condiciones climáticas o a una mala cosecha.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles