¿Qué hay para la cena? Tu desayuno

Escrito por reagan alexander | Traducido por xochitl gutierrez cervantes
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

La comida de la mañana en la noche puede ser saludable y barata

¿Qué hay para la cena? Tu desayuno
Tu desayuno favorito es tan bueno para la cena. (Ciaran Griffin/Stockbyte/Getty Images)

El desayuno es realmente una de esas comidas reconfortantes que las personas convierten en comida por todo tipo de razones. Si el dinero es escaso, es una forma económica de alimentar a la familia.

— Tiffany Layco, cocinera en jefe de la Biblioteca Bistro del Hotel Alexis en Seattle

El desayuno ha recorrido un largo camino desde aquellos años de escasez, cuando el hombre primitivo salió de su cueva e ingirió la primera cosa que no lo comería. Ha evolucionado a través del supuesto omelet descubierto por Napoleón mientras su ejército descansaba cerca de la ciudad francesa Bessieres y aquella descripción de Kafka en su libro "La metamorfosis", donde menciona que el alimento de la mañana es "la comida más importante del día." El desayuno siempre ha estado ahí, ofreciendo su comodidad y sus carbohidratos. Ya se trate de jarabe espeso, de remojar pan en leche o de acompañar carne chisporroteando con patatas rayadas, el desayuno se ha convertido en una comida que desafía las restricciones del horario tradicional, así como una comida que siempre parece venir con un lado de culpa. No más. El desayuno no tiene por qué ser una carga de hidratos de carbono, las grasas que se envían temprano en la mañana serán supervisadas y controladas por una antropomórfica botella de jarabe de maíz con altos contenidos de fructosa. Preparado de manera adecuada, el desayuno puede convertirse en la cena perfecta que podrás ingerir libre de culpa y prepararlo será tan sencillo que empezarás a sentir sus beneficios en el bolsillo y la cintura.

El sentido y la sensibilidad acompañados de... tocino

Sería razonable que la gente convirtiera el desayuno en cena porque tradicionalmente es la comida menos complicada del día. Su preparación, a menudo, se limita a lo que puede hacerse mientras hierve la olla con café. Sin embargo, hay una atracción más primitiva: en un mundo donde muchas personas omiten la primera comida del día o se la llevan consigo, las fragancias del desayuno no pueden igualarse.

"Realmente creo que el desayuno atrae a la gente a la hora de la cena debido a sus aromas", comenta Tiffany Layco, cocinera en jefe de la Biblioteca Bistro del Hotel Alexis en Seattle. "Se relaciona tanto con el aroma reconfortante del sabor dulce. Es la promesa que da inicio al día".

En un mundo perfecto, no tendrías que buscar consuelo al final del día, pero en el que en verdad habitamos es bueno recordar a tu alma y a tus sentidos que mañana es un nuevo día.

"Hay algo en el desayuno que te hará sentirte bien sin importar lo que ocurrió en el trabajo o en la escuela", comenta Layco. "Por la mañana, no tienes el estrés que se adquiere después de una larga jornada de trabajo y creo que cuando recreas esto para la cena, atraes el mismo sentimiento".

Recortar la grasa no disminuirá la comida

Obtener alimentos agradables para seguir una dieta y un estilo de vida saludable es bastante difícil, pero el desayuno es una comida que puedes llevar sobre los hombros con ricos y notorios adornos como tocino, huevos y mantequilla. Hay una razón por la que a menudo se le llama un "placer culpable", pero el desayuno en la noche no tiene por qué sazonarse con remordimiento. En cuanto a lo que preocupa a los expertos, puedes ser creativa y dejar el colesterol afuera de la puerta

"Cuando yo era niño, me encantaba repetir el desayuno en la cena", comenta el célebre cocinero Wade Williams, propietario de Picnic Inc., una empresa de hostelería ubicada en Los Ángeles. "El olor a salchicha de campo, huevos y crepas todavía me deleita como cuando era niño, pero hoy en día me gusta hacerlo con una pequeña variante, lo mantengo sano, porque tienes que cuidar la figura".

 

En lugar de apartarte de la comida tradicional, Williams sugiere que logres que los alimentos del desayuno trabajen contigo en lugar de un tu contra.

"En vez del tocino regular, sustitúyelo por uno de pavo con bajo contenido de grasa: que tiene el mismo sabor, menos grasa y calorías", señala Williams. "E intenta usar frutas para tu 'brinner;' sirviéndolo como postre. Prepara fruta fresca, yogur y parfait de granola. Resulta delicioso a cualquier hora del día y es bajo en calorías, especialmente si utilizas yogur sin grasa".

Siendo frugal cumples con funciones divertidas

"El desayuno es realmente una de esas comidas reconfortantes que las personas convierten en comida por todo tipo de razones", Layco comenta. "Si el dinero es escaso, es una forma económica de alimentar a la familia.

"A veces los niños piensan que es divertido comer crepas y waffles durante la cena, pero sobre todo, es mucho más fácil batir unos huevos y hacer unas croquetas de patata que tratar de elaborar todo un menú para la cena, sobre todo después de haber trabajado todo el día".

Para Williams, el desayuno es una comida que puede ingerirse en cualquier momento, no sólo porque es cómoda, sino porque también es conveniente.

"Con gente trabajando más y más y menos tiempo disponible para hacer compras para la cena, muchos adultos están recurriendo al desayuno para cenar", comenta el cocinero en jefe". Pero, ¿quién puede culparlos? Casi todo el mundo tiene en su cocina huevos, leche, pan y mantequilla en el refrigerador. Después de un largo día, a menudo me encuentro a mí mismo preparando comidas al revés".

Hay una ventaja si se indulta al desayuno en la cena: tienes la oportunidad de recordar los días en que no eras el que tomaba las decisiones para la comida y alguien más volteó la hoja del menú.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles