DESCUBRIR
×

Cómo limpiar el moho de los recipientes de plástico

Actualizado 21 febrero, 2017

Te encantan tus recipientes de plástico, pero no te gusta limpiarlos. Las manchas, el olor y el moho son los enemigos de los recipientes de plástico. El Servicio de inspección y seguridad alimentaria del Departamento de Agricultura de Estados Unidos recomienda tirar las sobras en tres o cuatro días para que el moho no tenga la posibilidad de desarrollarse. Con algunos elementos comunes en la cocina. puedes eliminar el moho de forma segura y el olor de tus recipientes.

Instrucciones

Digital Vision./Photodisc/Getty Images
  1. Desecha el contenido con moho del recipiente en un cubo o en la bolsa de la basura. Usa guantes de goma y una máscara para la nariz con el fin de evitar inhalar las esporas.

  2. Llena el recipiente con vinagre blanco.

  3. Coloca la tapa en el recipiente, asegurándote de que esté bien cerrado.

  4. Deja el recipiente en reposo durante una semana.

  5. Vacía el recipiente y lávalo con agua caliente jabonosa.

  6. Seca el recipiente con un paño limpio o con una toalla. Si el recipiente no tiene mal olor, déjalo a un lado. Si tiene olor a moho o un olor extraño, continúa con el siguiente paso.

  7. Vierte una cucharada de bicarbonato de sodio en el recipiente. Cierra el recipiente y déjalo en reposo durante una semana.

  8. Quita e bicarbonato de sodio y lava el recipiente con agua caliente jabonosa.

  9. Seca el recipiente con un paño limpio o con una toalla.

Consejos

  • Revisa los alimentos que colocas en el recipiente cada tres o cinco días y desecha los alimentos apenas veas señales de moho.
  • Para mantener el recipiente limpio, coloca un pequeño trozo de envoltorio plástico o una bolsa de plástico para sándwiches antes de almacenar la comida en el recipiente. Cuando es el momento de desechar los alimentos, simplemente tira los alimentos y el envoltorio plástico del recipiente.

Necesitarás

  • Bolsa o cubo de basura
  • Guantes de goma
  • Máscara para la nariz
  • Vinagre blanco
  • Jabón lavavajillas
  • Agua caliente
  • Paño limpio o toalla
  • Bicarbonato de sodio