Cómo preparar las semillas de frutas para plantar

Escrito por athena hessong Google | Traducido por enrique alejandro bolaños flores
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo preparar las semillas de frutas para plantar
Aprende a preparar las semillas para mejorar las posibilidades de que sea una planta productiva. (Ryan McVay/Digital Vision/Getty Images)

Cultivar un árbol frutal a partir de una semilla no garantiza que el árbol dará frutos, pero el proceso de preparación de las semillas y plantarlas apropiadamente mejora las posibilidades de una planta productiva. Guarda las semillas de diferentes tipos de frutas para experimentar y ver cuales crecen mejor en tu clima.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Semillas de frutos
  • Mezcla de 50/50 de turba y vermiculita
  • Un contenedor poco profundo
  • 1 taza de agua
  • 1 bolsa de porción de té
  • 1/8 cdta. de sales de Epsom
  • Un recipiente poco profundo
  • Un contenedores de siembra
  • Palillos o palitos de paletas
  • Envolturas plásticas para alimentos o una lona de derrame de pintura
  • Una banda elástica
  • Un cuchillo
  • 1\8 cdta. de quelato de hierro (opcional)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Llena un recipiente poco profundo con una mezcla de 50/50 de turba y vermiculita. Entierra las semillas entre 1/2 a 1 pulgada (1,25 a 2,5 cm) de profundidad en la mezcla. Vierte suficiente agua en el recipiente de manera que la superficie se sienta muy húmeda al tacto. Cubre con papel plástico y coloca en el refrigerador por 3 a 4 meses para permitir que las semillas se estratifiquen (frío húmedo). Esto permite que las semillas de los árboles frutales que crecen en las regiones más frías maduren fisiológicamente lo suficiente para germinar. Las semillas de las frutas cítricas, las cuales crecen en las zonas más cálidas, no requieren este paso.

  2. 2

    Para todas las semillas de fruta, pon 1 taza de agua a hervir. Retira del fuego y coloca la bolsa de té para que repose durante dos a cuatro minutos o hasta que esté ligeramente coloreada.

  3. 3

    Saca la bolsa de té del agua, revuelve en las sales de Epsom y añade las semillas de fruta. Deja las semillas en remojo durante 24 horas.

  4. 4

    Retira las semillas y entiérralas a 1/2 pulgada (1,25 cm) de profundidad en el contenedor para plantación llenos de la mezcla de 50:50 de turba y vermiculita. Vierte el agua en los recipientes para humedecer ligeramente la superficie. Coloca palitos de paleta o palillos de dientes en la mezcla para macetas y coloca un trozo de plástico en el contenedor. Usa una banda elástica alrededor de la envoltura de plástico y los contenedores para mantener la envoltura en su lugar. Crea varios agujeros en el plástico con el cuchillo.

  5. 5

    Coloca los recipientes de siembra en un lugar cálido y oscuro hasta que aparezcan los vástagos. Quita la envoltura de plástico, y traslada a un lugar soleado hasta que los vástagos alcancen 4 pulgadas (10 cm) de alto. Continúa regando las plantas regularmente cuando la mezcla de siembra se seque. Añade 1\8 de cdta. de quelato de hierro si ves que las hojas se tornan de color amarillento, lo que indica una posible deficiencia de hierro. Entonces trasplántalas a contenedores más grandes o directamente en el jardín.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles