Problemas con las gerberas

Escrito por k.c. morgan | Traducido por lucia ayala
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Problemas con las gerberas
Las gerberas son atractivas y coloridas cuando están sanas. (Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images)

La Gerbera jamesonii, o Gerbera, crece tanto en interiores como exteriores. Las gerberas con identificadas por sus flores distintivas, que crecen de 3 1/2 a 5 pulgadas (9 a 12 centímetros) de ancho en tonos de amarillo, anaranjado, rojo, rosado y blanco. Las Gerberas florecen en cualquier momento del año. Las flores son disfrutadas por su belleza, pero los problemas de las gerberas pueden comprometer los capullos, follaje y raíces.

Otras personas están leyendo

Cultivo

Planta gerberas en una tierra bien drenada que sea rica en nutrientes, en un lugar donde reciban luz solar directa. En regiones secas y calientes, planta gerberas bajo la luz parcial. Idealmente, las gerberas deberían ser plantadas en un suelo con pH entre 5,8 y 6. Requieren muchos nutrientes, y por esto deberían ser fertilizadas regularmente. El cultivo y cuidado adecuados prevendrá los problemas con las gerberas que puedan comprometer la apariencia y salud general de la planta.

Diagnóstico

Las gerberas no pueden hablar, así que los jardineros deben observar a la planta para notar síntomas de problemas que deben ser resueltos. Si la planta comienza a verse largirucha o rala, son tallos más largos de lo común, quizá no esté recibiendo suficiente luz. Los tallos demasiado largos también son señal de demasiado amonio en la tierra. Los tallos cortos son señal de diferentes problemas, incluyendo tierra seca o salada. Las flores distorsionadas son señal de una temperatura mala o daño por insectos. El crecimiento detenido ocurre cuando el aire en la tierra es poco. Si la gerbera se marchita inesperadamente y comienza a morir, puede ser resultado de una raíz o corona podrida, que ocurre cuando hay demasiada humedad en la tierra.

Enfermedades

Las enfermedades que pueden atacar a las gerberas incluyen hongos oídios, corona o raíz podridas (normalmente causado por el mismo patógeno), botritis y bacterias patológicas. Los oídios ocurren como manchas grises o blancas en el follaje, que eventualmente se extienden hasta cubrir la hoja entera. La botritis crea un moho gris en las plantas y se extiende con rapidez. Trata las gerberas con agresividad, podando todo el follaje afectado y tirándolo inmediatamente. Usa fungicida para controlar completamente la enfermedad y prevenir problemas futuros.

Insectos

Las gerberas atraen arañuelas, orugas, gusanos cortadores, minadores, moscas blancas, pulgones y arañas rojas. Los mineros son pequeñas moscas que dejan huevos en las hojas de la gerbera. Los huevos se prenden, y las larvas comienzan a comer el tejido inmediatamente. Tanto las orugas como los gusanos cortadores se alimentan del follaje de la gerbera, que debilitará y matará la planta si no se controla. Las arañas rojas se alimentan de los jugos dentro de las hojas, y son tan pequeñas que son difíciles de ver a simple vista. Quita todas las áreas afectadas de la planta, y trátala con insecticida para eliminar todas las pestes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles