Cómo reproducir arándanos

Escrito por nicole schmoll | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo reproducir arándanos
Aprende a multiplicar tus arbustos de arándanos. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

Es fantástico cultivar plantas de arándanos para poder utilizar sus frutos en una amplia variedad de platos caseros. El problema es que hace falta tiempo, a veces años, para que se afiancen. Además, es casi imposible poder trasplantarlas a otro lugar una vez que han echado raíces. Cinco plantas de arándanos pueden producir bastantes bayas como para satisfacer las necesidades de una familia de cuatro personas, así que puede que con el tiempo desees llegar a conseguir ese número de arbustos. También cabe la posibilidad de que quieras compartir tus plantas de arándanos con familiares o amigos. Sea como sea, podrás obtener nuevos ejemplares a partir de una porción de una planta de arándanos sana y bien afianzada.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una planta de arándanos sana y bien enraizada
  • Un gancho de alambre
  • Un cuchillo mondador
  • Una lejía
  • Un cuenco pequeño
  • Una paleta o pala
  • Hormonas de enraizamiento
  • Suelo arenoso o arcilloso

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Mezcla una cucharada de lejía con una taza de agua dulce en un cuenco pequeño. Sumerge un cuchillo de mondar bien afilado en la solución. Sécalo con un trapo seco y limpio. Resérvalo.

  2. 2

    Utiliza una cizalla o pinza para cortar una percha de alambre a 3 pulgadas (7,62 cm) a la izquierda de su curva derecha. Obtendrás una estructura en forma de U, que servirá como gancho. Repite el proceso en el otro lado de la percha. Dirígete con los ganchos y el cuchillo mondador limpio al lugar donde se encuentre la planta de arándanos.

  3. 3

    Elige un tallo sano que se encuentre cerca de la parte inferior de la planta de arándanos, que debe tener alrededor de 1 pulgada (2,54 cm) de diámetro. Tira con cuidado del tallo para comprobar su flexibilidad, asegurándote de que sea lo bastante dúctil y largo como para alcanzar el suelo con facilidad cuando se curve hacia él.

  4. 4

    Curva el tallo hasta llegar al suelo y marca con una paleta el lugar donde toca la punta. Suéltalo y utiliza la paleta para cavar un pequeño hoyo de 3 pulgadas (7,62 cm) de profundidad, en la zona donde hayas hecho la marca.

  5. 5

    Dobla el tallo que has seleccionad hacia abajo, procurando que una porción de él quede asentada en el hoyo. Sitúalo de forma que su punta sobresalga del agujero. Utiliza el cuchillo mondador esterilizado para hacer un pequeño corte en un lado del tallo. Vierte unas cuantas cucharadas de hormona de enraizamiento sobre el corte.

  6. 6

    Presiona el gancho de alambre en forma de U que cortaste sobre el tallo para clavarlo en el suelo, dentro del agujero. Llena el hoyo con tierra, arena y turba, teniendo cuidado de dejar 2 o 3 pulgadas (5,08 a 7,62 cm) de la punta del tallo fuera de la tierra. Deja pasar de cuatro a seis semanas con riegos constantes para permitir que se desarrollen las raíces a partir del tallo enterrado.

  7. 7

    Una vez transcurridas seis semanas, cava para desenterrar el tallo teniendo cuidado de no cortar las raíces. Trasplanta la nueva planta, ya con raíces, al lugar que desees. Asegúrate de que en la nueva ubicación el suelo sea arenoso o arcilloso y esté bien drenado.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles