Sabores del noroeste del Pacífico

Escrito por richard a. webster | Traducido por alejandra medina
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

El arte y la cultura delos asados de mariscos sobre un barco

Sabores del noroeste del Pacífico
El escenario afuera del Estadio Husky en Seattle tiene barcos, gente haciendo asados encima de éstos y una cocina con el toque del noroeste del Pacífico. (Harry How/Getty Images Sport/Getty Images)

Cuando estás llevando una paellera tan grande como un armario, necesitas una gran base que la sostenga.

— John Berkowitz, creador de of UWdawgpound.com, un sitio web para fanáticos de los Husky.

En lugar de una minivan llena de hieleras y manejar al Estadio Husky para hacer asados en el estacionamiento antes de los juegos de locales, los padres de Kyle Griffith invitan a 50 amigos y familiares a bordo de su yate Hargrave de 31 metros de largo en su hogar en el Lago Washington. Desde hay zarpan hacia la Universidad de Washington y atracan justo afuera del estadio de futbol americano junto con más de 100 barcos llenos de 7.000 fanáticos. "Hacen asados en la parte trasera de sus barcos", dijo Gary Grimstad, un fanático de muchos años de los Huskys, quien hace las fiestas antes de los partidos en el estacionamiento. "Ellos cocinan allá, básicamente hacen lo mismo que nosotros en tierra, pero en el mar". Este fenómenos, conocido como "asados sobre barcos", es tan particular de Seattle como su cocina. Mientras los fanáticos de Chicago y de Wisconsin asan sus amadas "bratwursts" y salchichas a la parrilla, los fanáticos de los Huskys rompen los estereotipos, a veces demasiado, de su inspiración culinaria.

Llenarse antes del juego

Sabores del noroeste del Pacífico
Ya sea antes de un partido de los Seahwaks o de uno de los Huskys, los fanáticos van al Mercado de pescados de Pike Place para pescar lo último. (Joe Raedle/Getty Images News/Getty Images)

Antes del gran juego, los fanáticos de Seattle se dan cita en el Mercado de Pike Place que se encuentra en las orillas de la Bahía donde compran cangrejos de Dungeness, camarones blancos tamaño jumbo y ostras del Pacífico. La familia Griffith es dueña del restaurante Crab Pot en la rivera de Seatlle, donde sugieren a sus comensales que prueben el salmón ahumado y empapelado en papel aluminio con mantequilla y especias. También tiene una barra completa donde se preparan Blood Marys.

Hacer asados en camionetas en los juegos de los Seahwaks de Seattle no es tan llamativo. Los fanáticos están relegados a unos estacionamientos pequeños que se encuentran alrededor del estadio, pero la comida también es deliciosa, dice Lester Stepper, creador de Seahawksundertheviaduct.com. Stepper y sus amigos suelen cocinar algo que simbolice a los contrarios de los Seahawks. Cocinó costillas de cordero y las apodó "costillas de carnero" cuando fueron locales ante los Rams de St. Louis (Carneros de St. Louis) y, cuando recibieron a los Bears de Chicago (Osos de Chicago), Stepper compró carne oso para hacer hamburguesas.

"El oso no estuvo tan mal", dijo riendo. "Estuvo normal. Bueno, si estaba muy magra".

Pero, sin lugar a dudas, el juego que todos esperan es contra los 49ers de San Francisco. Es entonces que Stepper y sus amigos de asado hacen su festín de mariscos que incluye trece kilos de cangrejo rey, tres docenas de ostras, salmón relleno y 22 litros de sopa de mariscos hecha con cangrejo, halibut, almejas y papas.

"Muchos de los jugadores viejos de los Seahwaks vienen a comer con nosotros, algunos como Norm Johnson y Chris Warren. Incluso tengo amigos en California que vienen sólo para comer de mi sopa", dijo Stepper.

Cocinar por el gozo gourmet

Sabores del noroeste del Pacífico
A Derek Belt y sus amigos les gusta burlarse de sus contrarios, como cocinar camarones cuando recibieron de locales al equipo de la Universidad Estatal de Lousiana (LSU por sus siglas en inglés) (Ethan Miller/Getty Images News/Getty Images)

Los asados en botes en el noroeste del Pacífico son más que sólo de mariscos.

John Berkowitz tiene 53 años y desde que tenía 18 ha ido a todos los partidos de local a las fiestas sobre botes organizadas en la Universidad de Washington por un fanático de los Huskys reconocido por su paellera gigante.

“Cocina para casi 50 personas. Te puedes sentar en el medio de la paellera. De verdad”, dijo Berkowitz. “Tiene una camioneta llena de barriles de cerveza para empezar la fiesta. Cuando estás llevando una paellera tan grande como un armario, necesitas una gran base que la sostenga”.

Para el juego de la Apple Cup (Copa de la manzana) entre la Universidad de Washington y la Universidad Estatal de Washington, Grimstad ofrece lomo de cerdo relleno de manzanas, tarta de manzana, rebanadas de manzana cubiertas de caramelo y sidra de manzana.

Cuando Grimstad comenzó los asados en bote en la Universidad de Washington hace 28 años, lo más que preparaban eran emparedados y sopa. “Se ha vuelto mucho más elaborado. A medida que ha crecido nuestro grupo, han llegado más ideas a la mesa”, dijo.

Después de titularse de la Universidad de Washington en 2004, Derek Belt organizó un grupo de alumnos que se reúnen antes de cada juego de local. La clave de su fiesta es la variedad, dijo.

“Conozco un grupo de personas que hacen lo mismo cada semana: hamburguesas, perros calientes o alitas de pollo”, dijo Belt, “pero nos gusta hacer mezclas para que la gente siga viniendo. Tienes que emocionar a la gente”.

Para los partidos que se juegan temprano, hacen tostadas francesas y tienen una barra para que te hagas tu propio omelet. Para los juegos en la tarde, a veces asan costillas a la parrilla o tienen una barra de tacos, pero, recientemente, como Stepper, el grupo de Belt ha cocinado comida que signifique molestar al equipo contrario. Cuando jugaron contra los Tigers de la Universidad Estatal de Louisiana, Belt y sus amigos pusieron camarones a hervir para demostrarle a los fanáticos de Bayou que ellos también saben cocinar mariscos. Cuando jugaron contra los Ducks de Oregon (Patos de Oregon) metieron a freír dos patos.

“Fue genial”, dijo. “Los fanáticos de Oregon con los que nos encontramos no estaban muy contentos, pero los fanáticos de los Huskys pensaron que era lo más gracioso que habían visto. No sabía muy bien, pero fue para dejar claro nuestro punto más que nada”.

Belt y sus amigos a veces asan salmón a la parrilla, pero no suelen hacer mariscos porque se tardan más en preparar y “es una monserga hacerlos”, dijo. Pero la dificultad no detiene a muchos fanáticos de seguir haciendo el esfuerzo.

“Pero cuando caminamos por el estacionamiento hay muchísima gente asando salmón. Están por todas partes. El olor es incomparable”.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles