Técnicas efectivas de disciplina para niños pequeños

Escrito por jennifer moore | Traducido por frances criquet
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Técnicas efectivas de disciplina para niños pequeños
Permitir a los niños pequeños una opción es un método disciplinario eficaz. (Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images)

Los niños pequeños aprenden de su entorno en constante cambio, pero cuando se trata de disciplina, requieren coherencia. Hay cuatro técnicas eficaces que ayudan a disciplinar a los niños pequeños: tiempo fuera y tiempo dentro, ofrecer opciones, fijar límites y dejar que el niño sufra las consecuencias. Pero para que estas técnicas sean efectivas, debes ser consistente al ejecutarlas.

Otras personas están leyendo

Tiempo fuera y tiempo dentro

Un "tiempo fuera" o "tiempo dentro" no debe considerarse como un castigo. Un tiempo fuera debe ser un camino para que el niño tenga espacio para pensar sobre lo que hizo. Los tiempos fuera sitúan al niño lejos de la situación, persona u objeto que causó el problema. Después de que el tiempo se acabe, habla con tu hijo acerca de lo que acaba de suceder. Un tiempo dentro es similar a un tiempo fuera, pero en lugar de sentarse él sólo, tú te sientas con él. Mientras te sientas con tu hijo, trata de calmarlo y consolarlo. Cuando se ha repuesto, puedes hablar de la situación con él y tratar de hacerle entender por qué se le dio un "tiempo dentro".

Ofrecerle opciones

Se nos presentan opciones cada día, así que ¿Por qué no dar a los niños pequeños algunas opciones también? Ofrecer opciones a tu hijo le da un sentido de la responsabilidad y le enseña que tiene derecho a sus propias opiniones. Dar a un niño la elección de "vestir la camiseta verde o la roja" le enseña una disciplina, respeto y demuestra tu confianza hacia él.

Fijar límites

Establecer límites verbales y físicos con niños pequeños es muy importante. Los niños pequeños suelen tener una rutina diaria, pero debes ser consistente con esta rutina. Los límites verbales le hacen saber al niño que los problemas pueden ser resueltos hablando, esto se hace con el tono de tu voz. Un límite físico es un seguimiento de un límite verbal. Por ejemplo, tu hijo está dibujando en la pared, le impides dibujar en la pared con las palabras, por lo tanto, estableces un límite físico.

Sufrir las consecuencias

Dejar que tu niño sufra las consecuencias podría sonar un poco exagerado, pero en circunstancias apropiadas y seguras, puede ser un gran recurso para los padres. Los niños, al igual que los adultos, aprenden de los errores y tratarán de evitarlos la próxima vez que se encuentren en la misma situación.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles