Cómo hacer tus chuletas de cerdo bien crujientes

Escrito por charmiane wilson | Traducido por alejandra rojas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer tus chuletas de cerdo bien crujientes
Las chuletas de cerdo frescas son la base perfecta para una cena satisfactoria. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Varias familias organizan una "noche de chuletas" dentro de la rotación semanal de los planes para la cena. Las chuletas son económicas y fáciles de preparar en una variedad de formas. Quizá hayas probado chuletas de cerdo empanizadas, pero a menos que no hayas probado las chuletas crujientes te has perdido de una variación sabrosa. Las chuletas empanizadas pueden lucir crujientes, pero no siempre resultan así. El empanizado tradicional frecuentemente se humedece y se pone esponjoso mientras se cocina. Con algunas técnicas simples que quizá no hayas probado puedes cubrir tus chuletas con un exterior lleno de sabor y que ofrece un crujiente satisfactorio con cada mordida.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Procesador de alimentos
  • Pan crujiente
  • Condimentos
  • Aceite vegetal
  • Bandeja para hornear
  • Harina
  • 3 claras de huevos grandes
  • 6 cucharadas de harina
  • Aerosol antiadherente para cocinar
  • Rejilla para enfriar metálica
  • Termómetro para carne

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Utiliza tu procesador de comida para crear miga de pan de un pan crujiente como las tostadas delgadas o los baguettes franceses.

  2. 2

    Condimenta tu miga de pan y luego colócala en una bandeja para hornear con aceite vegetal.

  3. 3

    Hornea las migas de pan hasta que estén libres de humedad y tengan un color dorado.

  4. 4

    Cubre ambos lados de cada chuleta de cerdo con harina.

  5. 5

    Bate unas claras de huevo y 6 cucharadas de harina. Sumerge tus chuletas en la mezcla de huevo hasta que la carne esté completamente cubierta.

  6. 6

    Pasa cada pieza de carne sobre tus migas de pan horneadas.

  7. 7

    Rocía una rejilla metálica con aerosol antiadherente y colócala encima de tu bandeja de hornear.

  8. 8

    Arregla las chuletas encima de la rejilla y hornéalas hasta que la temperatura interior alcance por lo menos los 160 grados Fahrenheit (71 grados Celsius), cuando la midas con un termómetro para carne.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles