Cómo acariciar a un caballo

Digital Vision/Digital Vision/Getty Images

Los caballos son criaturas hermosas y nobles. Congeniar con ellos puede ser una experiencia enormemente emotiva. Este artículo te dará consejos sobre cómo acariciar a un caballo de forma adecuada en la que acepte y disfrute de tus afectos.

Cómo domar a un caballo

Paso 1

Acariciar a un caballo puede ser una experiencia gratificante para ti y para el equino que recibe tu atención. Sin embargo, necesitas saber cómo hacerlo de forma adecuada. Primero, no debes darle palmadas en la cara. A los caballos no les gusta que nadie le dé una palmada en la cara como lo haríamos tú y yo. En lugar de eso, levanta tu mano, mantenla abierta y levantada y deja que el caballo la huela.

Paso 2

Cuando el caballo haya extendido su nariz hacia tu palma, háblale de forma suave y pon esa mano sobre la base de su cuello; baja hasta donde el cuello se une con la cruz. Es aquí donde puedes darle una palmadita al caballo de forma amistosa.

Paso 3

Acariciar a un caballo es más parecido a darle una palmada. Salvo en invierno, los caballos no siempre tienen mucho cabello, por lo que no puedes "acariciarlos" de la misma forma que lo harías con un gato o con un perro. En lugar de eso, tu caricia debe ser suave pero firme en el área mencionada antes y después hacer un cambio rápido para rascarlos.

Paso 4

Nada agrada más a un caballo que cuando lo rascas en todos los lugares en donde sienta comezón y que no pueda llegar. Así que cambia una palmada suave a un rascado firme y deliberado en su lomo, detrás de la cruz y a lo largo de su cuello. A él le gustará y poco a poco se acomodará para que lo consientas.

Paso 5

Recuerda no darle palmadas en áreas sensibles como sus costados, la punta trasera, las patas, la cara o las orejas. Mejor dáselas en el cuello, el lomo, la cruz y en la cadera.

Más reciente

×