Como cocinar un pavo de 20 libras.

Jupiterimages/Stockbyte/Getty Images

Este año, todos vendrán a tu casa para las celebraciones. ¡12 personas! Por primera vez te estás enfrentando a tener que cocinar un pavo grande. Has salido y has encontrado uno gigante, pero no sabes exactamente cómo hacer para cocinar un pavo tan grande sin empezar dos días antes de que tu familia llegue. Asumiendo que tu pavo viene pelado (eso significa que tú no tienes que limpiar y arrancarle las plumas), la verdad es que cocinar un ave grande es más o menos lo mismo que cocinar una de tamaño medio, si tienes en cuenta una cuantas cosas importantes.

Paso 1

Asegúrate de que tu horno es lo suficientemente grande para hornear tu ave. Deberá haber espacio entre los lados y la parte superior. Si tu horno es demasiado pequeño, deberás poder encontrar un pariente que tenga uno de esos grandes hervidores en forma de asador, o un horno para ahumar bien limpio. Necesitaras una bandeja grande para mantener todo tu pavo porque no querras ningún jugo chorreando sobre el borde de la bandeja. Tambien deberás invertir en un termómetro para carne, ya que los termómetros que dejas en el ave mientras se asa o los de lectura instantánea son precisos en aves pequeñas pero no funcionan en aves de gran tamaño.

Paso 2

Asegúrate de que tu ave esté completamente descogelada la noche anterior al día en que la vas a cocinar. Esa noche, frota el ave, por dentro y por fuera, con sal marina (o sal Kosher) pimienta, polvo de ajo y paprika, y métela en la nevera, dentro de una bolsa plástica. En la mañana, sácalo y déjalo sobre la mesa de cocina durante una hora para que se caliente un poco. Mientras tanto, baja la rejilla del horno hasta el estante más bajo y calienta el horno a 325ºF (162ºC). Nunca rellenes un ave de gran tamaño. Usa un adorno de cebollas, apio, zanahorias, limones (cualquier vegetal picante que prefieras) para darle aroma y complejidad al sabor de tu ave. Algunas personas usan manzanas o manzanas silvestres en sus adornos.

Paso 3

Dobla hacia adentro y hacia atrás las alas del ave, para que no se de vuelta y para quitarle cualquier cantidad extra de grasa (no vas a querer que se cierre del todo la cavidad del cuerpo). Si atas las patas juntas, se mantendrán húmedas. Pon el ave sobre la bandeja y rocíala con un poco de aceite de canola, o de oliva, y métela en el horno. Un ave de 20 libras (9 kg) tardará unas 4 horas y 40 minutos para estar lista y una de 25 libras (11 kg) tardará 5 horas y 25 minutos, dependiendo de tu horno. La única forma de saber con seguridad si tu pavo está listo, es a través del termómetro para carnes; las pechugas y los muslos deben registar 160ºF (71ºC). Si los muslos registran menos de 155 grados (68ºC), saca el pavo del horno y vuelve a meter sólo los muslos. El pavo debe dejarse reposar durante media hora antes de cortar.

Paso 4

A las 3 horas de que el pavo esté dentro del horno o cuando el pecho del pavo empiece a dorar, pon una capa de aluminio sobre las pechugas, solo para prevenir de que este quede demasiado crujiente. No cubras los muslos. Rociar no es realmente necesario, pero si realmente piensas que esto es parte de esta experiencia, utiliza los jugos del sartén o del horno para rociarlos en la última hora. Sé paciente. Revisa frecuentemente empezando a la cuarta hora. Hornos y pavos varían y cuando el termómetro para carne alcanza los 150ºF (66ºC) significa que el final está próximo. Cuando logres que el pavo esté a 160ºF (71ºC), la temperatura interna continuará aumentando hasta que lo retires del horno. Cualquier temperatura por encima de los 170ºF (77ºC) será un pavo realmente seco.

Paso 5

Los pavos pueden también ser cocinados en hornos asadores o en parrillas al aire libre, pero 20 libras es una bomba demasiado grande para poner en uno de esas freidoras de pavos. Ata el pavo de modo que las puntas de las alas y las piernas no cuelguen, pon una sartén de agua directamente debajo del ave, de este modo los goteos no se encenderán y el ave se mantendrá húmeda.

Más reciente

×