Cómo crear una sala de meditación o un espacio tranquilo en tu casa

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Arreglar una habitación de tu casa para que se transforme en tu propio espacio de tranquilidad, ya sea para meditar o para rezar, es una buena manera para encontrar refugio del ajetreo y del bullicio de la vida diaria. Piensa en las cosas que te brindan tranquilidad y felicidad, y aplícalas a este espacio personal. Agrega elementos que te inspiren y que enciendan tus sentidos mientras meditas y oras.

Paso 1

Elige una habitación silenciosa de tu casa para convertirla en tu sala de meditación u oración. Limpia la habitación y saca cualquier cosa que no se relaciones con la meditación y la oración. Pinta la habitación de un color suave y agrega obras de artes inspiradoras o tranquilizantes en las paredes. Cubre las ventanas con cortinas que mantengan tu privacidad, pero dejen que entre la luz.

Paso 2

Coloca muebles cómodos en la habitación. Un pequeño sillón o sofá es ideal. Agrega almohadas de piso también.

Paso 3

Coloca una mesa en la sala y utilízala como un santuario personal. Deposita tus libros religiosos o de inspiración sobre la mesa, así como todas las obras de arte u objetos personales que te ayuden a concentrarte. También es posible que quieras colocar velas e incienso sobre la mesa, para ayudar a la concentración durante la meditación u oración.

Paso 4

Mantén un reproductor de CD u otro tipo de reproductor musical en la sala, junto con una colección de música relajante o inspiradora. La música suele ayudar a la meditación y a la oración, y también puede bloquear los sonidos del mundo exterior.

Paso 5

Coloca plantas vivas y floricultura en la sala de meditación y oración para darle vida y un aroma agradable.

Más reciente

×