Cómo cuidar las lámparas de sal

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Mientras caminas por la playa o después de la lluvia, experimentas los efectos de los iones negativos, lo que resulta en un aumento de oxígeno a las células de tu cuerpo. En su investigación de 2006 del Departamento de Psicología de la Universidad de Wesleyan en Middletown, CT, Namni Goel, profesor asistente de investigación de psiquiatría, ha demostrado que los iones negativos del aire mejoran eficaz y rápidamente los estados de ánimo, como la depresión y el estado de alerta aumentado. Los fabricantes de lámparas de roca de sal sostienen que estas lámparas emiten iones negativos cuando se calientan, ofreciendo alivio a las personas con alergias y asma y mejorando la concentración. Saber cómo cuidar tus lámparas de sal puede ayudar a que duren por muchos años.

Paso 1

Utiliza una bombilla de 15 vatios para lámparas de sal pequeñas, una bombilla de 25 vatios para las medias y grandes y una bombilla de 40 vatios para las lámparas de gran tamaño, dependiendo del fabricante. La potencia diferente proporciona el calor necesario para liberar los iones negativos para cada tamaño de lámpara. El calor no debe quemarte la mano, sino que debe sentirse tibio al tacto.

Paso 2

Mantén tus lámparas de sal encendidas 24 horas al día, para que la bombilla de luz en el interior de la lámpara pueda mantener la lámpara caliente con el fin de generar los iones. Dejar tu lámpara encendida en todo momento también calienta el cristal de sal, evaporando la humedad que pueda acumularse.

Paso 3

Elimina el polvo blanco con cuidado de la superficie de la lámpara con un paño suave y húmedo, mientras mantienes tu lámpara encendida. Este polvo blanco se forma por la presencia de exceso de humedad en la habitación, como el de un cuarto de baño, dado que los cristales de sal en tu lámpara se disuelven rápidamente. La sal naturalmente atrae la humedad del aire y el polvo blanco proviene de la interacción de los cristales de sal y las moléculas de agua. Evita la exposición de tu lámpara de sal a niveles de humedad superiores al 60 por ciento.

Paso 4

Coloca una bolsa de polietileno, un plástico flexible y ceroso, por encima de tu lámpara de sal para protegerla de la humedad, si sabes que no vas a usar la lámpara durante mucho tiempo, pero todavía quieres conservarla.

Más reciente

×