Como cuidar de un pez en una pecera

Home cat and a gold fish. image by Kavita from Fotolia.com

La exhibición de peces para propósitos decorativos data desde los antiguos egipcios quienes los consideraban sagrados. Mientras tener peces coloridos nadando en círculos en un tazón pequeño puede ser placentero para la vista, no siempre es saludable para el pez. Como con cualquier mascota, el cuidado y la planeación son necesarios para encargarse de un pez. Bajo las condiciones correctas, tu pez puede vivir una larga vida, y ofrecer muchas horas de entretenimiento tranquilo.

Paso 1

Creatas/Creatas/Getty Images

Limpia la pecera una vez a la semana. Vierte el agua de la pecera, junto con el pez, a un contenedor limpio. Vacía la grava o arena al colador y enjuaga con agua caliente. Nunca uses jabón.

Paso 2

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Friega la pecera con un trapo limpio y agua caliente; no uses jabón. Agrega el sustrato al fondo de la pecera. Una pulgada de sustrato es suficiente para una pecera de un galón.

Paso 3

Photodisc/Photodisc/Getty Images

Rellena la pecera con dos tercios de agua templada. Usa una red para levantar a tu pez y ponlo en su pecera limpia.

Paso 4

Comstock/Comstock/Getty Images

Alimenta a tu pez una vez al día. Sigue las instrucciones de la comida para darle a tu pez la cantidad correcta. Algunos fabricantes de comida para peces recomiendan dos pequeñas comidas en vez de una grande.

Paso 5

Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Considera el tamaño de la pecera antes de añadirle más peces. Aunque puede parecer un gesto amable darle a tu pez algunos amiguitos, mantén en mente que una pecera de un galón puede acomodar un pez de 2 pulgadas (5,08 cm) o 2 guppys como máximo.

Paso 6

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Pon tu pecera en un área donde no va estar propensa a voltearse, tirarse, caerse, balancearse o posiblemente quebrarse. Una pecera es más segura al centro de una mesa fuerte o una repisa ancha. Mientras que mucha luz natural es importante para la salud de tu pez, evita el sol directo. La luz del sol directa puede calentar el agua a tal grado que mata a tu pez.

Más reciente

×