Cómo alimentar tucanes

Los tucanes, más conocidos por sus coloridos y prominentes picos, son oriundos de la selva a lo largo de Latinoamérica. Aunque pocas personas lo saben, los tucanes pueden ser excelentes mascotas. Contrariamente a los loros, los tucanes no son chillones y no pueden morder fuertemente, lo que los convierte en una buena opción para familias con niños. Los tucanes no son difíciles de alimentar en cautiverio; aunque su dieta salvaje incluye insectos y a veces pequeños animales, son primariamente fructívoros. En cautiverio, los tucanes están bien cuando son alimentados con una combinación de alimento balanceado y frutas.

Emplea una dieta balanceada para tucanes. No uses alimentos diseñados para loros; en cambio, busca alimentos balanceados al vapor bajos en hierro que no contienen propilenglicol. La dieta balanceada debería constituir cerca del 50 por ciento de la dieta de tu tucán.

Compra variedad de frutas frescas para alimentar a tu tucán. Algunas de las mejores opciones incluyen papaya, cantalupe y otros melones, uvas, arándanos, y bananas. Evita frutas muy altas en ácido cítrico, tales como naranjas, limones, pomelos, piña, limas y tomates.

Pica la fruta en cubos del tamaño de un bocado, como de 1/2 pulgada de lado, antes de alimentarlo. Asegúrate de quitar las semillas a la papaya y a los melones antes de ofrecérselos a tu tucán. Aunque la mayoría de los tucanes no comerán semillas, algunos pocos lo harán y esto puede provocarles problemas intestinales.

Ofrece a tu tucán el alimento balanceado y frutas dos veces al día, en platos separados. Asegúrate de lavar entre las comidas los recipientes con jabón y agua caliente.

Mantén agua limpia y fresca disponible en todo momento para tu tucán. Muchos tucanes usarán este recipiente primeramente para bañarse, pero también beben de vez en cuando.

Más reciente

×