Cómo cuidar tapizados de chenille

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Los tapizados de chenille son una excelente combinación de durabilidad, suavidad y belleza, así que no es de sorprender que esta tela se use comúnmente en muebles y artículos decorativos, como cojines. El mantenimiento de muebles tapizados con chenille presenta un especial desafío debido a las fibras suaves al tacto (los hilos que crean una cubierta afelpada) y la lanilla (la dirección de las fibras tejidas). La limpieza regular y la remoción de manchas permiten mantener los muebles de chenille con una apariencia fresca y ayudan a preservar la integridad del tejido, lo que resulta en un una vida útil prolongada y atractiva para tu mueble.

Paso 1

Cepilla los tapizados de chenille antes de aspirar. Quita los cojines y las cubiertas de los apoyabrazos desmontables. Cepilla cuidadosamente con un cepillo de cerdas muy blandas, trabajando en la misma dirección de la lanilla. Un cepillo bebés es la mejor opción. El cepillado mantiene a la tela en buenas condiciones y ayuda a preservar su suavidad. Cepilla toda la superficie del mueble, incluidos los cojines y las cubiertas de los apoyabrazos.

Paso 2

Aspira los tapizados de chenille semanalmente. El aspirado regular protege contra la acumulación de polvo y evita que la suciedad se incruste en las fibras de la tela. Usa el accesorio para tapizados de la aspiradora y sigue la dirección de la lanilla, asegurándote de limpiar muy bien todas las esquinas y ribetes. Vuelve a colocar los cojines.

Paso 3

Limpia las manchas tan pronto como puedas. Si la superficie se mancha con gotas, límpialas con una toalla de papel para absorber la mayor cantidad de líquido posible. Si la superficie ya ha absorbido las manchas, limpia con una toalla blanca, con sumo cuidado de no restregar o frotar la tela. Deja que las sustancias espesas, como el barro o la salsa de espagueti, se sequen por completo, luego raspa los residuos y cepilla la superficie para levantar las fibras.

Paso 4

Cuando una mancha se ha absorbido y secado dentro de las fibras, realiza una limpieza localizada de la misma. Aplica un solvente suave o un producto para limpieza en seco según las indicaciones del fabricante. Trabaja en un área con buena ventilación. Aplica un champú o una espuma para tapizados según las indicaciones del producto. Cepilla la tela luego de la aplicación y aspira para eliminar los residuos. Siempre prueba las soluciones de limpieza en un área poco visible antes de usar el producto.

Más reciente

×