Cómo cuidar vides

grapevine image by Roy from Fotolia.com

Cultivar uvas es un pasatiempo popular para gente a la que le agrada producir sus propios alimentos y cuidar plantas y jardines. Existen distintas maneras de cultivar vides y varios métodos para cuidar las uvas, asegurando una buena cosecha de estación en estación. Aunque cultivar uvas puede ser desafiante, puedes aprender a cuidar tus plantas podándolas todos los años.

Paso 1

Observa la planta para notar el patrón en el que crece y entender cómo podarla efectivamente. Dos métodos típicos para cultivar vides son llamados sistema Kniffin de cuatro varas y sistema Kniffin de seis varas. El sistema de cuatro varas es muy popular debido a su sencillez. Existen cuatro varas (o ramas), dos a cada lado del tronco principal. Estas cuatro ramas son soportadas en un enrejado por dos alambres horizontales. Existen también ramas emergentes, que son vitales para la cosecha de la próxima estación. El sistema de seis varas es similar, pero tiene seis ramas sostenidas en el enrejado mediante alambres.

Paso 2

Poda tu vid al final del invierno o principios de la primavera, cuando está en estado latente. Podar la planta es un paso importante para controlar el crecimiento excesivo. Las uvas de buena calidad son cosechadas cuando la cantidad de brotes y racimos está bajo control.

Paso 3

Pesa la cantidad de material podado para determinar qué tan vigorosamente crece la vid. Esto determina cuántos brotes deben conservarse para la próxima cosecha.

Paso 4

Decide cuánto podar. Dependiendo del sistema que elijas, poda las ramas de acuerdo a cuántas ramas debes dejar. En el sistema de cuatro varas, poda hasta dejar cuatro ramas; en el de seis, deja seis ramas. Ata un hilo a las ramas que planeas dejar para identificarlas fácilmente.

Paso 5

Determina cuántos brotes conservar por rama aplicando una fórmula simple. Para la primera libra (450 gramos) de material podado, conserva 30 brotes. Por cada libra adicional, añade 10 brotes. Por ejemplo, si has podado 3 libras (1,3 kg) de material de tu vid, conserva 30 brotes por la primera libra, y 20 por la segunda y tercera, logrando un total de 50 brotes.

Más reciente

×