Cómo dejar sin efecto una orden de protección

gavel image by Cora Reed from Fotolia.com

Las órdenes de protección son emitidas por jueces en las cortes civiles. Una vez que están expedidas, son legalmente vinculantes y sólo la corte las puede declarar nulas y sin efecto. Estas órdenes pueden comandar a un abusador a detener el abuso y a abstenerse de tener contacto con la víctima. Debido a que es la corte la que que emite esta clase de orden, sólo una corte puede rescindirla y tú no puedes decidir por ti mismo que ya no la quieres. Los detalles específicos de cómo hacer para anularla varían de estado a estado.

Paso 1

No contactes al demandado, el supuesto abusador, o violes ninguno de los términos hasta que la orden de protección esté legalmente terminada por el juez que la emitió. Hasta ese momento, el querellante, o la supuesta víctima, no tiene el derecho legal de violar los términos de la orden. Esto quiere decir que el demandado puede ser arrestado por cualquier violación de la orden, aunque haya ocurrido con el consentimiento del que la ha pedido. Sólo una orden escrita por la corte puede rescindir una orden de protección.

Paso 2

Solicítale al empleado de la corte en la que originalmente hiciste el pedido, el formulario para terminar la orden de protección. Los formularios específicos varían de uno a otro estado, aunque muchos de los elementos sean similares. El querellante debe afirmar que no ha sido obligado ni amenazado para terminar la orden, que ya no teme por su seguridad, y que entiende que todavía legalmente le corresponde la protección pero que desea no ejercer este derecho. El formulario típicamente requiere el nombre del querellante y del demandado (supuesto abusador), la firma del querellante y la del juez.

Paso 3

Preséntate ante el juez y haz una declaración re-afirmando la información que has dado en el pedido de terminación. Debes convencer al juez que entiendes tus derechos ampliamente y que no estás siendo coaccionado para terminar la orden. En definitiva, el juez tiene la autoridad de decidir si rescinde la orden y puede decidir no hacerlo si cree que estás siendo amenazado o todavía estás en peligro.

Más reciente

×