Cómo eliminar el olor a cigarrillo de tu casa

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

La mayoría de los olores más desagradables se disipan rápidamente, pero el humo del cigarrillo es omnipresente y puede penetrar todos los rincones de tu casa, permaneciendo mucho después de que los cigarrillos se hayan extinguido. A menudo, el olor del humo del cigarrillo se intensifica, llegando a ser duro y aún más desagradable con el paso del tiempo. A pesar de que la eliminación del olor del cigarrillo puede ser difícil, hay una serie de recursos para desodorizar tu casa que dejan el ambiente fresco y libre de olores.

Paso 1

Coloca recipientes con vinagre o con carbón activado en las habitaciones afectadas; déjalos durante la noche para que absorban los olores moderados del cigarrillo. Como alternativa, utiliza cáscaras de naranja en rodajas; déjalas hasta que se marchiten.

Paso 2

Espolvorea bicarbonato de sodio en la alfombra de las habitaciones afectadas. Deja que el bicarbonato de sodio permanezca en la alfombra durante unas horas, o durante la noche, antes de pasar la aspiradora con un filtro limpio y una bolsa. Si es posible, utiliza una aspiradora con un filtro HEPA. Si el olor a humo es intenso, alquila un limpiador a vapor o llama a un limpiador profesional de alfombras.

Paso 3

Ventila el área tanto como sea posible. Coloca ventiladores en las habitaciones afectadas o enciende los ventiladores de techo. Si es posible, abre las ventanas y puertas.

Paso 4

Retira las bombillas de las lámparas y/o luces del techo, ya que las bombillas calientes pueden atraer los residuos del humo de los cigarrillos. Lávalas cuidadosamente. Deja que se sequen completamente antes de colocarlas de nuevo.

Paso 5

Limpia las paredes con un producto a base de amoníaco y trapos o esponjas. Limpia o quita el polvo de superficies duras, muebles o artesanías en madera.

Paso 6

Limpia las persianas con un paño húmedo o una esponja, o límpialas en tu bañera. Lava las cortinas lavables. Lleva las cortinas a una tintorería.

Paso 7

Reemplaza los filtros del horno o de aire, ya que éstos absorben el olor a humo.

Más reciente

×