Cómo hacer germinar las lentejas

Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images

Como sucede con cualquier grano germinable, el valor nutricional de las lentejas se eleva durante el proceso de germinación y dado que puedes comer brotes crudos, es posible retener toda esa nutrición al preparar los alimentos. Las lentejas son una fuente fantástica de vitaminas B, calcio, magnesio, zinc y más.

Paso 1

Selecciona lentejas secas orgánicas para que germinen. Hay una gran variedad de tipos, todos los cuales se pueden germinar; sin embargo, cada uno tendrá un sabor ligeramente diferente y las lentejas más grandes requerirán de mayor tiempo de germinación. La mayoría de las lentejas tienen un sabor levemente picante lo que las hace una fantástica adición para las ensaladas y los sándwiches.

Paso 2

Remoja las lentejas secas en agua durante 8 a 14 horas. Las variedades más pequeñas estarán bien con tan sólo ocho horas mientras que las más grandes requerirán de 12 a 14 horas. Recuerda que su tamaño se cuadruplicará por lo que no debes germinar más de las que puedes comer en dos semanas.

Paso 3

Enjuaga cuidadosamente las lentejas después de remojarlas, para quitar los ácidos y las toxinas de la superficie. Escurre tanta agua como puedas y colócalas en un frasco de vidrio de boca anchas. Cubre el frasco con un paño ligero y coloca las lentejas en un lugar fresco, medio iluminado.

Paso 4

Quita la tapa de paño de las lentejas y enjuágalas bien cada 8 a 12 horas, escurriendo bien el agua antes de volver a ponerlas en el frasco. Luego de unos tres días, trata de comer unas lentejas que deberían tener un brote de 1/2 pulgada (1,2 cm). Si te gustan un poco más tiernas, continúa el proceso durante otro día.

Paso 5

Termina el proceso de germinación con un enjuague final de las lentejas, luego cúbrelas con un paño y colócalas en el refrigerador. Deberías comerlas en unas dos semanas para asegurarte de que estén frescas.

Más reciente

×