Cómo hidratar las viejas botas de cuero

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Acondicionar las viejas botas de cuero hace la diferencia entre usar un calzado seco e incómodo y usar uno hidratado y duradero, que se doble y se adapte a tus pies. Las botas de cuero están disponibles en una gran variedad de estilos, desde las de escalar a las de vaquero y se pueden arruinar cuando la expones al clima y a los elementos ambientales si no las limpias y tratar es forma periódica. Hidrata las botas antiguas para recuperar el cuero suave del exterior y para limitar los efectos de desgaste diario.

Paso 1

Humedece un paño suave, no abrasivo. Escurre el agua de modo que quede húmedo. Limpia las botas de cuero con el paño para quitar la suciedad.

Paso 2

Seca las botas de cuero sobre una superficie plana, a temperatura ambiente durante 24 horas. Al exponer las botas de cuero al sol o a una fuente de calor directa puede causar que se seque, agriete o se desvanezca.

Paso 3

Aplica una cantidad generosa de acondicionador para cuero en un paño suave, no abrasivo. Frota el acondicionador en las botas de cuero para hidratarlas. Espera a que absorba el acondicionador durante 24 horas o durante la cantidad de tiempo indicada en la botella del acondicionador.

Paso 4

Rocía las viejas botas de cuero con un tratamiento resistente al agua para evitar los daños. Espera 24 horas o el tiempo indicado en la botella del aerosol resistente al agua antes de usar las botas.

Más reciente

×