Instrucciones para fumigar

••• chai2070/iStock/Getty Images

Fumigar tu hogar es una parte importante del control de plagas. Si ves pulgas, termitas u otros insectos en algún lugar de tu casa, puedes estar seguro de que hay más escondidos en sitios que no puedes ver. Para evitar la propagación de posibles gérmenes o virus, utiliza un fumigador de insectos comercial en tu hogar.

Preparación

Passo 1

Quita de inmediato todos los alimentos que tengas en la cocina, la mesada o la mesa. No dejes nada que vaya a consumirse luego de la fumigación. El producto químico puede penetrar a través de gabinetes, por lo que deberías sellar en una bolsa hermética aquellos paquetes de galletas o de cereales abiertos, o bien deberías tirarlos ​​para evitar intoxicaciones.

Passo 2

Cierra bien las puertas del microondas, del horno y del refrigerador. Puedes guardar los utensilios para el horno y platos en el interior del horno para evitar la contaminación, o pueden dejarlos en los gabinetes. Lava todos los utensilios de cocina antes de usarlos una vez que termina la fumigación.

Passo 3

Quita las plantas y los animales domésticos del área. No dejes nada que pueda perecer bajo los humos pesados ​​y los químicos del fumigador de plagas. Cubre bien tus peceras o sácalas de allí. No dejes gatos, perros, aves, lagartijas o cualquier tipo de vegetación en el área.

Fumiga tu hogar

Passo 1

Lleva a los niños y a las mascotas al automóvil, patio trasero o casa de un pariente para que esperen hasta que el proceso de fumigación haya terminado. Prepárate para salir con algunas pertenencias que puedas necesitar en las siguientes tres a cuatro horas.

Passo 2

Cierra bien todas las puertas y ventanas para que los gases no salgan de la zona afectada. Para matar a las plagas, el producto químico está concentrado para garantizar que las plagas serán exterminadas. Las fugas de aire disminuirán la potencia.

Passo 3

Coloca el fumigador en el centro de la habitación. No lo pongas junto a las paredes o muebles grandes ya que el gas tiene que extenderse y cubrir el área completamente. Este proceso se realiza mejor en un espacio abierto de la habitación.

Passo 4

Tira de la lengüeta y sal de la sala inmediatamente. Cierra la puerta detrás de ti y deja la zona sin tocar nada y evita volver a entrar al menos por tres horas.

Passo 5

Cuando vuelvas a entrar abre todas las puertas y ventanas. Espera al menos 30 minutos antes de permitir que los niños y las mascotas entren al área. Al principio, los productos químicos pueden ser demasiado fuertes para soportar para los más pequeños.

Más reciente

×