Cómo lavar almohadas y almohadones

pillow image by Romeo Koitmäe from Fotolia.com

Casi todos usan almohadas en las camas, y la mayoría de los sofás y sillones tienen almohadones. Almohadones muy grandes pueden tomar el lugar de sillas. Mantenerlos limpios puede ser difícil. Según el propósito de cada uno, son hechos de una variedad infinita de telas. Muchas almohadas no pueden lavarse debido al material que las rellena o a la tela exterior. Averigua cuáles pueden lavarse y cuáles no.

Clasifica las almohadas antes de lavarlas

Paso 1

Junta las almohadas de tu cama y revisa cuáles pueden lavarse. Lee las etiquetas.

Paso 2

Elige las almohadas rellenas de fibra de poliéster con fundas de algodón o poliéster. Generalmente son lavables. Saca las fundas y lávalas aparte.

Paso 3

Las almohadas ortopédicas pueden ser de distintos materiales. Algunas de espuma o moldeadas pueden lavarse. Las que están llenas de agua, trigo sarraceno o gel no pueden lavarse.

Paso 4

Revisa los almohadones para ver cuál se puede lavar. Lee la información de las etiquetas.

Paso 5

Elige los almohadones pequeños rellenos de fibra con fundas de algodón o poliéster para lavarlos a máquina. Los almohadones decorativos, como los cubiertos en cuero o con telas pesadas o que tienen abalorios, no pueden lavarse.

Paso 6

Elige los almohadones grandes y pesados para lavar la superficie a mano. Sus rellenos son muy densos y tardan mucho en sacarse.

Limpia las almohadas según el tipo

Paso 1

Lava las almohadas de la cama en agua tibia o caliente, según las instrucciones de la etiqueta, en un lavarropas que sea lo suficientemente grande. Usa menos jabón que el que usas generalmente.

Paso 2

Lava los almohadones decorativos con agua tibia o fría, dependiendo de la tela. Consulta las etiquetas.

Paso 3

Seca todas las almohadas a temperatura media y luego sécalas al aire hasta que no les quede humedad.

Más reciente

×